El destete con gemelos

Sí, sí, no tengo perdón, llevo literalmente meses sin escribir.

Hay que tener mucho cuidado en la vida con las cosas que deseas: yo siempre deseé tener gemelos y ganarme la vida escribiendo y en esas lindes ando, pero liada como nunca antes en mi vida. Así que mucho ojo con lo que deseáis que los sueños se cumplen…

Por supuesto a las mamás que hay en la sala esto no les sorprende nada de nada que no tenga tiempo. No hay forma de ser madre y andar desocupada haciéndote las uñas o arreglándote el pelo. La cosa es que a parte de no sobrarme el tiempo, al pasarme el día escribiendo siento una especie de estruje interior, de pulsión literaria que se va, de cansancio palabril exprimido y decaído, sin palabras ya para decir ná de ná, la verdad.

(Sí, hasta aquí eran todo justificaciones y excusas, ahora empezará el post)

Las que me habéis seguido por estos derroteros sabéis que pese a los quebraderos de cabeza y sudores decidí lactancia materna con gemelos. No fue un camino de rosas, cierto, para nada, muchas veces parecía más una pesadilla que otra cosa. Pese a mis empeños, fue una lactancia mixta descendiente, un empezar de literal culo que terminó felizmente.

Uso el pasado, sí, la lactancia ya fue, cerró su capítulo, es historia, capítulo cerrado, etapa que quedó atrás.

22 meses de lactancia gemelar a demanda ya son historia. 22 meses. Los 3 primeros se hicieron eternos, luego pasaron volando…pero volando de verdad.

Para las mamás de gemelos o las mamás singulares que estén pensando en dejar de dar el pecho, lo primero, recomiendo mucho asesoramiento. Yo tengo la impagable suerte de conocer a otra mamá de gemelos bloguera que también es asesora de lactancia, la ilustre Doble Aventuras que además recientemente escribió un post insuperable sobre el destete. Ella ahí lo cuenta bien de verdad, si estáis pensando en destetar, os lo recomiendo vivamente. Sin sus consejos hubiera pasado mil veces más estrés, agotamiento y angustia maternal de esa tan chunga de sentir que no lo estás haciendo bien.

Cada mujer es un mundo, cada familia es un universo, cada lactancia única e irrepetible y eso lo primero que me repitió hasta convencerme.

Hay tantas experiencias como mujeres pero en el destete puede haber alguna cosa en común. Por si ayudo a alguien daré unos consejos que a mí me funcionaron.

Pero antes, empecemos por el principio, como debe ser.

Resumen de mi lactancia con gemelos

Como dije antes y dije hasta la saciedad en este blog dedicándole muchos posts a la lactancia materna y mixta de modo totalmente subjetivo, descarado y sintético, creo que la lactancia con gemelos para nosotros fue todo un éxito.

Muy pronto me acostumbré a turnarlos, darles pecho a los dos a la vez, a estar con ellos, a disfrutarlo. Pasados los 3/4 primeros meses de desgaste absoluto, todo fue un camino rodado. Ellos cada vez tomaban menos rato, con menor frecuencia (aunque han tenido una tetitis más que considerable) y la lactancia materna me salvó literalmente la vida. Por ejemplo, en momentos difíciles en el hospital con mi hija, durante la hospitalización y largo tratamiento de la displasia. Las largas semanas en el hospital, la operación, el yeso y todo el proceso hubieran sido mil veces más difíciles sin el pecho de por medio. De eso no queda ninguna pero que ninguna duda. Visto en retrospectiva, fueron 22 meses maravillosos en los que disfruté mucho relajándome con ellos en esos bonitos momentos al pecho que eran solo nuestros.

Hubo momentos de todo, es cierto, no todo fue un camino de teta y rosas, muchas veces era agotador darles a los dos y conciliar sus enfados y peticiones con berreo y cabreo.

Pero la mayor parte del tiempo fue estupendamente bien. Ellos crecieron sanos como un arbusto, se pusieron muy poco enfermos y todo fue mejor que bien.

destete gemelos lactancia

En qué momento decidí el destete y porqué

Claro, estaréis pensando, si todo iba tan bien, ¿por qué decidió dejarlo?

Hay niños que deciden que ya está bien y se alejan del pecho, otros como los míos que no tenían la menor intención de dejarlo. Hacia los 18 meses de vida empezaron una especie de competición para ver quién tomaba más teta, y este hecho coincidió con una de las recuperaciones de la niña, que pasaba mucho más tiempo pegada a mí. Con este panorama os podéis imaginar muchos momentos de tensión gemelar en la paz familiar y mucho ajetreo nocturno. Con la ayuda de mi turroncito amado y santo padre de los gemelos, dejé de darles primero pecho por la noche. Él se chupó unas cuantas semanas de excursiones nocturnas con sugerencia de biberón para que yo pudiera dormir, que buena falta me hacía.

Llegados a este punto, empecé a sentir cansancio y querer dejarlo paulatinamente. Pedí consejo y los llevé a cabo, con buen resultado.

Cómo desteté a mis gemelos

Los pasos recomendados que seguí fueron estos:

  • Decidí dos o tres momentos en el día en que me sintiera relajada dándoles y me ceñí a ellos. Si pedían fuera de esos momentos (en mi caso era para la siesta, por la tarde y por la noche para dormirles) les decía que no estábamos ni en el momento A, ni B ni C y que no “tocaba”. Se quedaban bastante conformes y lo respetaban.
  • Al cabo de un tiempo con esta rutina, les empecé a anunciar que la teta se iba a acabar. Para terminar de hacerlo bien, y siguiendo los consejos que me dieron, debería haberle puesto fecha final y decírsela, pero después de una noche especialmente porculera  intensa decidí que ya. Que el momento había llegado.
  • Llegado el momento, les expliqué que la situación, con mucho amor y tacto. Que seguiríamos estando juntos, teniendo el mismo contacto, pasando tiempo abrazados pero que sin teta de por medio. Que les quería y que dejar el pecho era un paso más, una etapa y que mamá estaba cansada.
  • Pasaron un primer día de perros  intenso pero se les fue pasando muy rápido. Él pasó más tiempo pidiendo y de vez en cuando aún tienta a su suerte pero ella con las explicaciones y todo el cariño y amor lo aceptó bastante bien. A los dos o tres días ya no pedía y se quedaba relajada y a gusto disfrutando en brazos y con el contacto pero sin tetazo de por medio.

 

Conclusiones

En el momento en que la mamá o el bebé deciden parar, hay que respetar ese momento y no forzar más. Es placentero pero puede no serlo y como decía antes, cada binomio mamá&niño es un mundo…

En mi experiencia y después de todos los meses de enganche tetil fuerte fuerte pensaba que sería más complicado pero con mucho amor, explicación y respeto, no lo fue.

 

Y colorín colorado este post sobre el destete finalmente ha terminado.

Anuncios

12 comentarios

  1. Anita!! Què bé que ho has fet… un post que serà més que útil per les mares que volen i no daben exactament com. Fora la sensació de culpabilitat. El post ho deixa clar: quan una de les dues (o tres) parts ho vol s’acaba, sense drama, amb tot l’amor del món… m’ha encantat! I felicitats per la nova etapa que ara comenceu, plena d’alegria i descobriments. Petonàs família!

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Ya creí que te había perdido al cambiar de feed para leer blogs! Sobre el destete tengo yo algo escrito y aún no publicado, pero mi caso se resume en que yo no me atrevo a dar el paso y mi bichilla tampoco está por la labor. Así es que como todo siga igual, en un par de meses me veo metida de lleno en la lactancia en tándem con una niña de más de 3 años y un recién nacido. A ver cómo sale la cosa.

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo con el destete me surge una duda más que considerable. Mis mellizas de casi 11 meses tienen teta. Pero una de ellas apenas la quiere y cuando la coge esta apenas 5 minutos y como si nada. La otra si por ella fuera se estaría el día entero. Me estoy volviendo loca, desteto a una y sigo con la otra?? Desteto a las dos??? Es solo una racha lo de no querer teta???

    Le gusta a 1 persona

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s