Antes de ser madre de gemelos…

gemelos
Mi madre no sabía lo divertido que sería ser madre de gemelos…

Dicen que la realidad es oscilante y multiforme y yo no he estado nunca tan de acuerdo con una afirmación. También dicen que depende del punto de vista, y eso también lo creo, y lo creo a pies juntillas. Lo creía firmemente ya antes de ser madre, pero ahora, y con gemelos, es una verdad escrita en el cielo.

Hay un montón de cosas que han “oscilado” o sufrido un terremoto a mi alrededor. Realidades que se han transformado y adoptado nuevas caras y formas de ser. También entiendo, y con todos los sentidos, cosas que antes no entendía ni del revés.

Os cuento unas cuantas. Creo que la mayoría son comunes a madres de uno, dos, tres o más (si hay alguna de estas valientes a la que le queda tiempo para leer).

Antes de ser madre de gemelos…

No entendía porqué las madres perdían los nervios con tanta facilidad

Es triste, pero ahora no solo lo entiendo sino que lo comparto. Mis gemelos son los más mono que ha habido jamás de los jamases sobre la tierra. Les adoro. Sí. Amoadoro. No les quiero chillar. Ni que se me salten los plomos. Pero lo hacen. Respiro y hondo las 10 primeras veces, pero a la que hace once… ¡plas! sucede. No puedo más y se apodera de mí un ser que grita, bocifera y dice cosas que nunca pensé que diría. Puede que la mezcla de trabajo, labores domésticas, crianza y jugueteos acabe siendo demasiado para mí. Rara es la cena en que no se me cruzan los cables o hora de acostarse en la que no me gustaría haberme tomado una valeriana. Esos fuegos cruzados de juegos con la comida, mamporrazos al hermano/a, mordiscos de diente fuerte o tamborileo cubiertil en la mesa me hacen saltar en chispazos. Tal vez si no estuviera sola con ellos 5 de cada 7 noches esto no me pasaría. O tal vez sí. Tal vez encontraré el método, científico o no, de no perder la calma. Antes veía a madres perdiendo el control con sus hijos y no las entendía. Ahora estoy por montar un club.

Veía a las madres como una especie aparte

Sí. Eran seres confinados en parques que tenían horarios raros y hablaban dale que te pego el día entero de sus preciosísimos hijos. Seres que tenían horarios 0 flexibles y que necesitaban un canguro o ayuda para hacer las cosas más básicas. Seres que no podían desarrollar actividades “normales” como ir a tomar una copa o apuntarse a un curso de danza. Ahora soy esa especie al 100%. Mamamífera, diría.

Me daban grima las madres que seguían dando teta

Sí. Lo confieso. No entendía qué necesidad había de seguir dándole pecho a un niño que ya no era bebé. ¿Estarían enganchadas al acto de amamantar? ¿Sentirían un placer prohibido? Chorradas mil tipo estas y más me cruzaban la cabeza. Hoy, a los casi 20 meses de vida de mis gemelos no sé cómo “sacármelos” tetilmente hablando de encima. Estoy aplicando los sabios consejos de una asesora de lactancia y bloguera madre de gemelos ( y por lo tanto, colega) y poco a poco lo voy controlando pero no hay quién les quite su ración diaria de teta. Moraleja: Torres más altas han caído. Y  yo, sigo, aunque ya me pese el hacerlo, dando pecho.

No sabía cuál era el verdadero significado de dormir

No tenía ni idea. Del gusto que da. De lo bueno que es. De que es el placer entre los placeres, una de las mejores cosas que se puede hacer. Ni idea. Podía dormir a pierna suelta y no lo hacía. Ingenua. Ahora si puedo elegir entre hacer casi lo que sea y dormir… zzzzz.  Oh, hacer nonito nonito, qué bonito.

Pero no todo son “quejas” ni mucho menos. Las hay almibaradas también…

Desde que soy madre de gemelos…

No puedo leer poesía

No. No puedo. Me explico. Yo, antigua rata de biblioteca amante in extremis de la palabra, en especial la escrita y en delirio de la poesía, ahora no puedo. Sigo explicando. Después de un parón lector de todo lo que no sean ofertas de pañales del súper, he vuelto a poder leer en el tren, de camino al trabajo. Leer. Wow. Leer rima con placer. Pero no más poesía. Yo, amante de la poesía de las emociones sobre todas las cosas ahora me conmueven hasta tal extremo que no puedo dejar de llorar. Entro en un estado de socavón emocional que acabo dando miedo en el vagón del tren. Miedo del de verdad. La poesía que me ha encantado siempre, la que habla de las cosas importantes de la vida, del amor, me desmonta las tripas. Demasiada emoción junta. Por el momento, la poesía tendrá que esperar.

gemelos
Mi madre no sabía lo divertido que sería ser madre de gemelos…

Siento la felicidad en todas las cosas

Antes disfruta enormemente de las pequeñas cosas de la vida. Lo que entonces me parecían pequeñas cosas y ahora me parecen grandes, claro (tomar una copa de vino, pasear por la orilla del mar, ver pelis en el sofá…). Ahora soy realmente feliz en momentos que pueden parecer insignificantes para otros: jugar por la mañana en la cama todos juntos, un beso al aire, verles corretear, una palabra suya, un gesto, una sonrisa. Que existan me hace feliz todo el rato.

Soy monotema

Sí. Lo soy. No puedo pasar mucho rato sin hablar de sus últimas monerías o mis preocupaciones del momento. Cualquier conversación que no sea laboral termina, empieza o media con los gemelos. No lo puedo remediar…

Soy un excel doméstico

Si antes planificaba las cosas del hogar ahora soy un maldito excel con fórmulas incluidas y todo. Cada milésima de segundo está organizada para que no falte de nada y dé tiempo a todo. Todo combinado, así, como por columnas mentales. Al milímetro. Es la única manera de que funcione todo.

No llevo nunca tacones

Se me ha desactivado el modo tacones. Antes llevaba SIEMPRE tacones, excepto para ir al gym. Ahora no puedo ni con una inofensiva cuña. Mis pies se han declarado en huelga permanente y me hacen el día imposible si me atrevo a subirme a unos. No sé si será permanente, pero empiezo a ver hasta con buenos ojos las bambas…mientras mi impresionante colección de zapatos sigue en cajas.

Entiendo a mi madre como nunca pensé que entendería

Sí. Al mil por míl. Entiendo cosas de mi infancia y lo que hacía y decía. Y la entiendo ahora. Y veo el mundo con sus ojos sin esfuerzo. Y mira qué somos el día y la noche y nunca pensé que esto podría suceder…

 

¿Y vosotras? ¿Tenéis algo que os sorprenda desde que sois madres? Decidme que no me pasa solo a mí…

Anuncios

9 comentarios

  1. Jajaja, cuánto tiempo sin leerte y cuanta razón. Menos lo del pecho que no me pasó (sí lo de juzgar cosas que no entendía y prometer que yo nunca haría con mis hijos tal o cual), es así y punto. La vida cambia. Y ahora, mira tú qué tontería, mato por un desayuno en una cafetería con diario incluido y sin los mellizos correteando. Lo quiero con locura, pero a veces, aire!

    Le gusta a 1 persona

  2. Guapa, yo no tengo dos pero también estoy sola con uno así que tampoco está mal. Con lo paciente y tranquila que todo el mundo cree que soy, con lo mona y maja que siempre he sido y mi hijo consigue en ciertos momentos que salga de mi una Rosa que antes no sé ni dónde estaba… me saca de mis casillas… ahora trabajo en controlarlo, ignorar las pataletas, los enfados, las tonterías que dice, aprendo a calmarme yo y a calmarlo a él… contarle un cuento, cambiarle el tema, abrazarlo … lo que sea para que los vecinos del bloque no piensen que soy una chillona madre frustrada … ja, ja, ja… te quiero vida y te echo de menos.

    Me gusta

  3. Como madre d mellizos me surjen mil dudas pero claro ahora aprovechando que el mes que viene cumplen su primer año y teniendo en cuenta a todo el que te dice lo que necesiten te lo regalamos mi pregunta a todas esas madres multiples es: que necesitare a partir de ahora para ellos que pueda ir pidiendo para ahorrarme unas perrillas?? Me dicen tantas cosas pro claro nunca son dos por lo que no se si la mesa con sillas para que pinten merienden etc o un tobogan sera algo que en verdad si necesitare….alguien que me ilumine por faaaa!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Yo te puedo contar mi experiencia, los míos tienen 20 meses…hasta ahora no hemos usado una mesa con sillas, pero ahora les gusta, por ejemplo. De todos modos, nosotros lo compramos TODO vía Wallapop, y lo vendemos todo. Así no es una devacle económica. No necesitan cosas especiales por ser dos…depende de lo grande que sea tu casa…pregúntame si quieres vía mail y te ayudo con lo que pueda! abrazos

      Me gusta

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s