El temido primer día de guardería de los gemelos

gemelos jugando guardería
Gemelos jugando con bicicleta ajena

Sí, hoy es el gran día.

Lo he atrasado tanto como he podido pero al final el día ha llegado.

Mis gemelos han pasado 13 meses y medio disfrutando de un día a día de parque, paseos y juegos a dos en casa pero como todo lo bueno en la vida esta tranquilidad casera ha terminado.

Tarde o temprano tenía que pasar y finalmente me he puesto a trabajar.

Media jornada para hablar y escribir de algo que me gusta encanta y que me hace feliz.

 

Así que después de muchas visitas a guarderías y mucho pensar finalmente hoy han empezado de 9.00 a 13.00 lo que será su rutina escolar.

No quiero hablar de cómo escogimos centro, de porqué guardería al final y no canguro (no me llega el presupuesto y la guardería nunca está enferma o no puede venir) sino de mis  sentimientos como madre de gemelos.

Voy a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, así que espero opiniones de todos los colores…

Angustia y Miedo

Tristemente cierto. La angustia es una emoción tan materna como el cordón umbilical.

¿Estarán bien? ¿Será la guardería adecuada? ¿Es la mejor decisión? ¿No les causaré traumas posteriores? ¿Se pondrán muy enfermos?

Y muchas más como hilo musical, con mucha ansiedad y sudores de acompañamiento.

Decisión difícil donde las haya, las hormonas me atan a mis gemelos como con cola y separarme de ellos por supuesto ha venido con mucha angustia y malestar.

Es un malestar casi físico, en el que siento que me falta una parte de mi cuerpo aunque la otra se siente volar..

Añoranza

¿Y qué estarán haciendo mis ratitas? Mi comedor no parece el mismo sin ellos correteando, ahora sería la hora del parque, no huele a bebecitos en casa…ya el primer día les he echado de menos las tres horas y media que han estado fuera todo el rato.

gemelos parque guardería

No oír risas, llantos, correteos y jaleo por doquier es cuánto mínimo, raro. Y por muy pesaditos que se puedan llegar a poner, son lo más bonito que hay bajo la capa del sol y les he echado de menos a más no poder.

Felicidad

No todo tiene que ser malo en esta vida y volver a trabajar me ha dado un subidón de energía, de vitalidad, de yo sí puedo, porque yo lo valgo y todo esto con mucha felicidad.

Saber que a mi edad he podido dar un giro de 360 grados a mi trayectoria profesional y entrar en un nuevo sector haciendo lo que más me gusta en el mundo…no tiene precio. Y eso me hace sentir muy feliz, aunque esté también triste por tener que dejar unas horas al día a mis mellizos en manos de otros.

Desahogo

Estos 13 meses y medio a su lado han sido los meses más intensamente poblados de sentimientos de mi vida. Ha sido, lo mínimo, explosivo, con muchas emociones, cansancio, miedos y pocos respiros.

gemelos jugando parque
¿Cómo no echar de menos las mañanas en el parque…?

Ahora ya están más mayorcitos y son más llevaderos, pero ha sido un año largo y concentrado, con mucho de todo y muy poco tiempo para mí. Digo poco por decir algo porque la verdad es que he tenido 0 patatero tiempo para mí. También debo decir que no lo he necesitado tanto, estar con los pequeños ha sido ya de por si arrebatadoramente bonito.

Como madre enamorada hasta las tuercas de sus hijos debo decir también que necesito tiempo para mí. Y un escenario nuevo en el que sea necesario peinarme, pintarme y no llevar vómito en la camisa para salir.

Es sano para mí y para mí entereza mental salir un poco de esto y tener que volver a pensar en algo que no tenga que ver con pañales, crianza y BLW.

Esta última semana, teniendo que salir de casa para ir a una oficina algunos días y quedándome en casa para escribir y planificar otros he sentido un gran grandísimo enorme desahogo.

Me siento culpable al sentirlo pero es así. Y sí, ahora viene la reina de las emociones maternales…la CULPA!

Culpa

Creo que es condición inequívocamente necesaria para ser madre sentir culpa.

La culpa me ha acompañado hasta ahora cada vez que he salido de casa sin ellos, para ir al gimnasio, a la compra, a clase, a la peluquería, al médico o donde fuere.

Y no solo me acompaña fuera de casa sino que también dentro.

La culpabilidad cada vez que dejo a uno solo para coger al otro, que tengo que cocinar y no estar con ellos, limpiar o les suelto un berrido porque estoy de los nervios.

Por no hablar de la culpa en mayúsculas y colores las tres o cuatro veces que habré salido a solas con mi marido a cenar o al cine. Eso sí que era culpa con todos sus accesorios y pompones, con una banda de músicos acompañándola.

Pues al dejarlo en la guardería la culpa me ha cogido bien fuerte de la mano y no me ha soltado.

Espero que me vaya dejando y pueda hacer algo con esa mano que me falta en forma de mellizos cuando no estoy con ellos.

 

Y vosotras, madres de uno o de dos, ¿cómo fue vuestro primer día sin vuestros bebés? ¿terrible? ¿horripilante? ¿mágico?

Contadme cómo os fue y así veo si soy una madre normal…mal de muchas, consuelo de todas!!

Y colorín colorado este post tan emocionalmente emocionante ha terminado.

 

Anuncios

25 comentarios

  1. Es duro, yo la primera vez que me separe de superniña no había pasado ni media hora y ya estaba echandola de menos y pensando que tal estaría. Cuando me puse a trabajar lo llevé mejor porque estaba ocupada y porque se quedaba con mi cuñada y luego con el padre. Cuando vaya a la guarde no me lo quiero ni imaginar…

    Le gusta a 1 persona

  2. Los mios van a la guarde del pueblo, lo que es genial porque hay muy pococs niños, todos conocidos y las profesoras tambien, una de ellas es muy amiga mia. Vivimos en un pueblo de unos 900 habitantes. Para mi volver a trabajar ha sido genial, porque me encanta mi trabajo haciendo muebles y porque descanso mucho en el trabajo… A ellos les encanta estar ahi y jugar. Lo peor los contagios…. Eso si que lo llevo mal. Desde que estan en la guarde se han puesto malitos muchas
    veces.

    Le gusta a 1 persona

  3. Ay, la culpa, por qué nos tendremos que sentir culpables cada dos por tres cuando somos madres…

    Te entiendo a la perfección, dos veces he pasado por eso y por mucho que te digan que van a estar genial, es una angustia al principio…en mi caso se agravaba con que las peques habían estado seis meses solo a pecho y apenas comían otras cosas…un horror. Qué mal se pasa, y con el segundo igual de mal o peor que con el primero. Y yo trabajo hasta las 3, así es que están más tiempo que los tuyos.

    Pero luego al final son unos días complicados que pasan muy rápido. En el trabajo, como estás ocupada, no puedes estar pensando todo el rato en ellos. Y es verdad que se hacen super rápido. La clave también es que confies plenamente en la guardería que elijas, que sepas que van a ser cariñosos y los van a arropar en esos primeros días difíciles.

    ¡Luego a ellos les encanta ir, ya verás!

    Mucho ánimo!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Mira, sabes lo mejor??? que tú estás feliz con tu trabajo y eso ellos lo van a sentir!! y y, que vivo pegada a un bebé las 24 horas del día, si pudiese trabajar unas horas en lo que me gusta, lo haría feliz!!! que estoy feliz en casa? también!!!pero que todo tiene sus cosas buenas!!! y ya verás, ellos van a estar genial!!

    Le gusta a 1 persona

  5. Tienes unos niños preciosos. Me imagino todos esos sentimientos encontrados al tener que separarte de ellos. Yo aún no he llegado a ese momento pero pienso a menudo en ello y ya me entra angustia. Ánimo guapa, ellos estarán bien y esperando tu regreso con muchas ganas. Un saludo, me quedo por aquí a seguirte 🙂

    Le gusta a 1 persona

  6. La primera semana es horrible. Yo me la pasé con una angustia horrible. Pero luego harás clic y encajaras la rutina estupendamente, ya lo verás. Lo mejor para ellos es que tú estés feliz, así que nada de culpabilidad. Son pocas horas y en unos días se adaptarán. Y lo bueno de que sean gemelos es que se tienen el uno al otro y así es mucho menos duro. Están para comérselos! Un beso!

    Le gusta a 1 persona

  7. Yo volví hace 1 mes y medio a trabajar, tenía que currar 14 horas seguidas, me horrorizaba. Llegó el día y en el coche de ida me entró una llorera porque recordé cuando hacía el mismo camino embarazada, con mis 2 muñecas dentro de mi y exclusivamente mías. Pero en cuanto llegué al trabajo cambié el chip y hasta disfruté de esas horas. Ahora intento que se me pase el mono mirando fotos cuando puedo y dedicándome más a los niños de los otros en el trabajo, cadauno tiene algo que me recuerda a mis soles.

    Me gusta

  8. Nosotros hemos solicitado plaza en una escuela infantil municipal para que el curso que viene vaya Bichillo… todavía no nos han dado plaza y ya estoy poniéndome mala solo de pensarlo. Yo trabajo media jornada y de momento se queda con los abuelos, y ellos encantados. Pero no queremos darles tanto trabajo.

    Le gusta a 1 persona

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s