Colaboradoras: Belén de Doble Aventuras

bebé prematuro¡Estoy contentísima con las colaboraciones, oigan! Hoy tenemos nada más ni nada menos que a Belén, mamá de 2+1 tal y como ella se define en su blog, Doble Aventuras .

Hay que ser muy valiente hoy en día para tener familia numerosa y si dos vinieron en pack..pues mucho más!

No os perdáis el post, trata sobre dos de mis temas favoritos actualmente: los gemelos y las estancias en el hospital con bebés. Pónganse cómodos y ale, a leer!

“Los que hayáis pasado por mi blog sabréis que los mellis nacieron prematuros por muy  poquito, pero que X nació con crecimiento intrauterino retardado o CIR, lo que viene a ser que nació mucho más pequeñita que lo que debería, y que tuvo que estar en la clínica 26 días, 21 días más que su hermano y yo.

bebé prematuroPor si alguien no lo sabe o no se lo imagina, parir a uno hijo y que lo lleven a la habitación contigo es muy duro, pero irse a casa sin él aún lo es más. El día que nos fuimos a casa llevando solo a A, para mí fue un valle de lágrimas. Aun hoy le pido perdón por no conseguir estar contenta cuando llegó a casa, pero me fue imposible estarlo. Había dejado en el hospital, dentro de una cajita de metacrilato llamada incubadora a X, en ese momento una de las mitades de mi ser. En ese momento llegó el maldito sentimiento de culpa de qué habré hecho mal durante el embarazo para que pase eso, aunque en realidad nada podía indicarlo y en las exploraciones nada hacía sospechar que eso pasase. Pero X nació con 1,600Kg, el peso que indicaba la ecografía de la semana 32 aunque nació en la semana 36+3. Ese sentimiento de culpa, aunque no tiene sentido, siempre lo llevaré conmigo.

Bueno, llegó el momento de organizarse, aunque entre lágrimas, porque tocaba montar turnos para atender al bebé que teníamos en casa y a la que se había tenido que quedar en la clínica. No sabíamos cuánto iba a durar el ingreso, y por suerte el papi pudo juntar el permiso de paternidad con las vacaciones de verano, porque los 17 días de su permiso se agotarían y X seguiría allí dentro.

La unidad neonatal de la Clínica Corachán tiene una política de puertas abiertas a los padres 24h. Solo piden que salgas durante los cambios de turno de enfermería y cuando hacen la ronda los pediatras, cosa que veo normal porque por privacidad unos padres no tienen porqué enterarse de los temas médicos de otros niños, aunque luego lo compartas tu misma con los papis con los que pasas las horas allí dentro.

gemelos prematurosCreo que ahora han cambiado el protocolo y la alimentación es más a demanda, pero en 2012 los niños ingresados comían cada 3h, estableciendo las tomas a las siguientes horas: 1h, 4h, 7h, 10h, 13h, 16h, 19h, 22h.

Descartamos poder estar a la 1h, 4h y 7h. Necesitábamos descansar y la clínica está a media hora en coche desde casa, por tanto no era viable, y lo que hacíamos a esas horas era que el papi le daba el bibe a A (que nunca quiso pecho) y yo me sacaba leche para X (que ha tenido una lactancia de casi 3 años).

Nos turnamos de manera que el papi iba por las mañanas a la clínica y se estaba de 9h (justo después del cambio de turno de la mañana de enfermeras) a 14h, yo de 15:30 a 20h, y a las 21:30 volvía a estar el papi allí para la toma de las 22h, volviendo a casa cerca de la medianoche.

Él se llevaba cada mañana la neverita con la leche que me había extraído durante la noche para cubrir las tomas en las que yo no estaba, y pronto descartó ir a la toma de las 22h, porqué cuando llegaba casi era la hora del bibe de A y por tanto se acostaba tardísimo e iba agotado.

Mientras estaba yo en neonatos X tenía el pecho disponible, y comía mucho más y mucho mejor que del biberón, llegando a comer tres veces la cantidad que debería comer según los cálculos de los pediatras.

Con esta logística ambos pasábamos la mitad del día con uno de los mellis y la otra mitad con el otro.

Como pareja la verdad es que apenas nos veíamos… Coincidíamos media hora para comer y otra media para cenar. Nos veíamos más durante las tomas nocturnas porque A tardaba una eternidad en tomarse el biberón y mientras yo me enganchaba el sacaleches teníamos tiempo de comentar el día.

Tener un hijo ingresado y otro es difícil. Quieres atenderles a los dos y de alguna manera lo consigues, pero dejas de lado a la pareja y aun te olvidas más de ti misma. Descansar es complicadísimo porque no puedes ni hacer turnos para cumplir con las necesidades de una casa, más aun cuando tienes un bebé que no debe entrar ni en supermercados ni estar en contacto con gente de fuera del entorno más cercano (los bebés no deberían estar en reuniones multitudinarias hasta haber pasado unos meses). En fin, fue un inicio de maternidad y paternidad a lo grande, con logística complicada desde un inicio, pero creo que nos curtió lo suficiente como para que después viésemos lo de tener dos bebés a cargo como algo sencillo.

Pasar por una unidad de neonatos te hacer ver las cosas de una manera muy distinta. Lo que a muchos padres primerizos les parece complicado o les agobia para ti es probable que se convierta en una nimiedad o algo fácil. No ves problemas donde aún no los hay, simplemente los gestionas cuando llegan. Si todo fluye no hay que preocuparse y mucho menos cargarse de piedras la espalda. La tranquilidad y la serenidad debería ser lo que enseñasen a los padres en las clases pre-parto, porque los padres somos los que realmente sabemos que necesidades tienen nuestros hijos y como resolverlas. Sí, yo me sentí y aun me siento culpable por el CIR de X, pero salió adelante, está dada de alta del seguimiento por bajo peso desde el año y lo he conseguido por mí misma, muchas veces contradiciendo o sin hacer caso a lo que me decía una de las pediatras en el tema de la lactancia.

Hemos tenido otra experiencia de niños en casa y uno ingresado, cuando N tuvo bronquiolitis a las 6 semanas de nacer, y ahí aún fue más caótico todo, pero os lo contaré más adelante.”

Anuncios

8 comentarios

  1. Jolin; este post lo podría haber escrito yo… Me pasó tal cual; el niño con CIR en incubadora y la niña en casa. Nos turnábamos para ir con él; yo con el sacaleches para el, la teta para ella, todo nuevo, sin experiencia y sin descansar nada, que locura… A mi me tuvieron que volver a ingresar porque se me abrió la episiotomía y tuvieron que operarme “los bajos”, igual que tu mi marido se cogió todas las vacaciones que le debían, menos mal! Sino no se que hubiera hecho, porque en esos momentos no te apetece ni suegros ni narices.
    Que suerte que la niña ya este dada de alta. Mi peque aun es muy chiquitín con 8 meses aun no pesa 6kilos; pero es puro nervio! Es imposible que engorde.
    No te sientas culpable por el CIR, seguro que hiciste todo lo que los médicos que te dijeron para que fuera bien. Hay cosas que son así y no se puede remediar. 😘

    Me gusta

    • Hola Silvia,

      Yo pasé por cesárea y la verdad es que, según la gine, me recuperé muy rápido. Supongo que las circunstancias ayudan a superarlo todo y a no ir con contemplaciones.

      Mis mellizos ahora tienen 3 años, y la pequeña X ahora pesa 2kg más que su hermano. La pediatra me explicó que los CIR se igualan a los de su edad en máximo 2 años, así que tenéis margen, no sufras.

      Disfruta de esos pequeños porque crecen muy muy rápido.

      Me gusta

  2. Así es es muy duro llegar a tu casa sin tus bebes, sientes un vacío enorme, mi esposo se esmero tanto arreglando la casas que todo quedara perfecto para recibirlas, y no fue así, pero gracias a Dios fue por poco tiempo, en mi caso una niña estuvo 9 días y la Otra niña 13 días. Y es así nuestro instinto nos dice muchas cosas .Me ha encantado leerte y conocerte por aquí .

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola Belén nosotros también tuvimos que irnos con una y dejar a la otra en neonatos…y en Corachán!! lo recuerdo como unos días agotadores aunque a la vez muy dulces cuando me reencontraba cada 3 horas con cada una de ellas, en especial, la que estaba en neonatos que era como más indefensa..Tuvimos la gran suerte que el único problema era ganar peso porque nació ya en la semana 37…Recuerdo lo pequeñita que era y que tenía que hacerle cosquillas y pellizquitos en los pies porque se me dormía cuando le daba pecho
    Las enferemeras de neonatos fueron estupendas y con ellas aprendí mucho, así que fueron días complicados pero a la vez muy intensos y bonitos que me sirvieron como aprendizaje..
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  4. Una experiencia muy dura sin duda y de la que habéis salido fortalecidos, en parte porque no queda otra que tirar hacia adelante. Hace poco ha sido el día de los bebes que nacen antes de lo que se espera, situaciones difíciles para las que como bien dices, debería haber más apoyos y recursos. Un saludo a quienes estén viviendo o hayan vivido una situación así

    Le gusta a 1 persona

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s