Mi pequeña contribución al #ProyectoK

Cuando vi que Madresfera se había unido a Acción contra el hambre en una hazaña para luchar contra el hambre infantil no lo dudé ni un instante. Cualquier cosa que pueda hacer la haré, y si es algo tan sencillo como escribir un post sobre lactancia materna y poner un banner informativo, lo hago feliz, pero feliz iz.

No os quiero dar la vara pero en el #ProyectoK se trata de contar nuestra experiencia con la lactancia en un intento más de contagiar a toda la población en esta maravillosa aventura que es dar de mamar.

lactancia materna con gemelos
Feliz con la lactancia materna

No quiero hablar del hambre en el mundo, no quiero hablar de la alucinante suerte que tengo de tener comida para mí y para mis hijos, no quiero hablar sobre las injusticias, quiero hacer. Y ahora mismo lo que puedo hacer es colaborar con ellos. E ir concienciando a mis gemelos de la importancia y el lujazo que es la comida, enseñarles a comer bien, a tener un verdadero amor por la cocina. Yo, gordita fodie natural, casada con un sommelier y amante del buen comer sobre casi todas las cosas, voy inculcando ya desde el principio el respeto y el buen hacer con la comida. Mientras voy cocinando les pongo conmigo en sus hamaquitas y les voy explicando cuándo, cómo y porqué. Y con qué. Que si la patatas van con las judías, que si le pongo sésamo por el calcio, que si cocinamos con esto del huerto del vecino etc etc. Me sale natural el hacerlo y les narro cada día cuando están mamando lo que he comido, para que vayan apreciando sabores y texturas en la leche. Bueno, no sé si habrá cambio de textura, pero yo les hago la crónica colorida con textura y todo, por si acaso. No sea que la leche tenga también y aún no lo sepamos, así como hemos ignorado durante años los brutales beneficios de la leche materna en la crianza.

Las que me leéis habitualmente podéis estar haciendo un merecido EJEM EJEM, guapa, que tú les das biberón también. Sí, cierto. Actualmente uno bien grande por la noche con cereales, y me quedo tan ancha. A ver, ¿no te estarás contradiciendo? en mi cabeza, no.

Voy paso por paso.

Como acostumbra a suceder en los partos de gemelos, estas preciosidades vinieron al mundo por cesárea. Sí, puede que eso finalmente no influya, pero la realidad es que los siguientes días después del parto mi leche brillaba por su ausencia. Mi sentido común y cerebro también, si puedo decir algo en mi defensa. Mirándome ahora, seis meses después, en esos dificultosos momentos, estaba en una especie de estado de shock. Los primeros días, por no decir el primer mes fue un festival de hormonas chungueras y sindormires todos. Una auténtica mierda piedra, vaya. Todo se complicó mucho más de lo que me hubiera gustado y entre lloros y ausencia bastante notable de leche materna acabé dándoles también biberón, y haciendo casi alarde de ello cuando me topaba con talibanas de la lactancia materna. Estoy oyendo gritos furiosos desde aquí, pero sí, señoras y señores, hay talibanas sueltas y incompresión rima con biberón. Los gemelos lloraban a todas horas muertos de hambre, sino terminábamos con un chupito en forma de biberón, enlazábamos crisis de hambre tras crisis de hambre. No dormir y tenerles el 80% del día encima colgados de la teta acabó haciéndome medio polvo, estaba en un estado de cansancio extremo y en un loop del que no sabía salir. Culpable de biberón para unas, víctima de la teta para otras, solo acabé sintiéndome bien cuando me relajé y dije basta. Si necesitan un poco de biberón se lo doy y respiro. Y respiro. Y dejo ya de putearme de darme la brasa. La auto-brasa, vaya.

lactancia materna con gemelos
Así de regordeta crece gracias a la lactancia materna
lactancia materna con gemelos
Siesta relax después de una toma

Fue a partir del cuarto mes, momento en el cual mi pediatra anunció que ya podía dejar la lactancia materna cuando algo en mi cabeza hizo CLINK CLANK CLANK  y me caí del imaginario guindo. Semejante gilipollez chorrada por parte de mi pediatra atentaba contra todos los sentidos y racionalidades fue la que me hizo ponerme más burra aún y ponerme tetas  manos a la obra. Relajada ya, y con unas horas de sueño más cada noche, fui más capaz de borrar casi todos los biberones del mapa. Empecé a sentir nostalgia ya de dejar de dar el pecho antes de hacerlo, me di cuenta, con muchas luces y colores, que adoraba la lactancia, sentirles cerca, alimentarles, verles crecer estupendos, fuertes, sanos, regordetes, felices. Cuidar mi alimentación y mi vida para ser una buena nutridora, una nodriza, una madre al fin y al cabo. Y dejé los biberones casi al completo, solo quedándome con el de la noche, el de la cena con cereal.

Ahora que ya hemos empezado la alimentación complementaria estoy más convencida que nunca de que alargaré la lactancia materna el máximo posible, hasta el último momento.

Voy a comprarme una de esas mochilas estupendas que te permiten ir por la calle caminando y amamantar mientras, eso a los gorditos de mis gemelos les va a encantar.

Ahora mismo aprovecho cualquier ocasión para darles. Si están nerviosos, teta. Antes de comer papilla, teta. Al despertar, teta. Por la noche, teta. A la primera de cambio les enchufo el pecho y ellos tan contentos, oigan. Estamos en la mitad del percentil y ellos han sorteado todo nido de virus hasta el momento y que siga así.

Así que esta es mi experiencia con la lactancia materna con gemelos. Sí, es posible. Muchas madres la llevan a cabo y con ayuda y paciencia SÍ SE PUEDE. Y tanto. Mucha paciencia, mucho sacaleches y mucho cojín de lactancia para gemelos. Pero con todo esto y ganas, por supuesto que se puede.

Así que, madres de gemelos del mundo, pasen este mensaje a sus hijos: a la rica teta!

Y colorín colorado este post tan láctico-exaltoso ha terminado.

Anuncios

5 comentarios

  1. Mujer, no tienes que justificar que des bibes, lo hacen la mayoría de las madres cuando se incorporan a trabajar y todos tan felices… Y lo hacen muchas desde que sus bebés nacen y oye, si alguien puede discernir en el parque quién ha tomado pecho o bibe, que me lo diga entre dos niños de 4 años, que me lo diga. Y oye que estáis así tan a gusto, pues seguís.Por cierto, buena iniciativa, quién te verá hablándoles de comida???

    Le gusta a 1 persona

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s