Puericultura imprescindible III: hamaca

Hamaca Tiny Love
Bebé echando la rica siesta en su querida hamaca de Tiny Love

Imagino que para un solo bebé una hamaca es un desahogo en momentos puntuales pero con gemelos es imprescindible. Al menos para nosotros, sin una hamaca no sé qué habríamos hecho, la verdad.

Tengo amigas mamás que me dijeron que sus bebés no toleraban la hamaca y que nunca pudieron llegar a usarla. Afortunadamente este no es nuestro caso, a los gemelos les encanta y les encanta mucho (demasiados superlativos, lo sé). No sé qué habríamos hecho sin ellas. Han calmado lloros, permitido biberones, alimentado risas y juegos,  propiciado sueños de todo tipo, siestitas, dormires profundos, cabezaditas esporádicas y contactado con elementos ajenos (véase juguetes colgados en ellas). Han sido nuestra salvación y siguen siéndola.

Hemos tenido cuatro tipos de hamacas en casa.

La primera, la que me pareció más terriblemente horrorosa, un sacrilegio a la estética y un horror total ha sido su favorita desde el momento 0. Cosas de niños y adultos, parece que no seguimos los mismos criterios. Yo, fiel devota de la estética, ellos vírgenes de chorradas en su descubrir el mundo. Esta hamaca, de Tiny Love, está muy lejos de ser la que yo hubiera elegido y sí, me habría equivocado y mucho, porque les encanta. Con ella se les puede balancear (elemento clave para conciliar el sueño en ellas), mirar, jugar y tiene juguetes colgados en los laterales, con música y luces. Su cangrejo y su estrella se han convertido en un asunto de estado y de devoción en nuestra familia, porque insisto, gracias a ella hemos pasado momentos muy divertidos y visto como daban sus primeros pasos en la autonomía queriendo jugar con ellos. Y lo mejor de todo, fue heredada, un regalo de amigos recién paridos a cuyo bebé no le gustó nada eso de hamacarse o que le hamacaran.

Animados por este hallazgo tranquilizador, compramos otra para tener una para cada uno y disfrutar doblemente de sus efectos.

Buscamos una que tuviera música también y vibración. Era un modelo bastante básico de cuya marca lo juro no logro acordarme pero que en la práctica dejaba mucho que desear.

Hamaca
Hamaca con música que no les gustó nada de nada

La vibración se correspondía más a la de un juguete de tocador, dicho de modo elegante, no me tiréis de la lengua, totalmente insuficiente para un bebé le guste o no le guste la marcha y el movimiento. Además, la música era pesada y nada pegadiza. Todo lo contrario que la primera, con sus colores chillones y su música rítmica, taladradora constante de cabezas adultas.

La elegí yo, como no. Y metí la pata hasta el fondo. Su uso duró cinco minutos exactos.

Tras este chasco, decidimos comprar otra, de segunda mano también, para no pillarnos los dedos y destruir la economía familiar en experimentos de puericultura.

Columpio hamaca de Bright Stars
Columpio hamaca de Brght Stars

Esta era un modelo con columpio de Bright Stars.  A nuestra manzanita silvestre le encanta el movimiento, que la meneen y la mezan, así que esta sobre el papel parecía buena.

Parecía. A ver, mal del todo no iba, pero con el columpiar los bebés se escurrían un poco y los patitos que colgaban, por algún motivo que no alcanzo a comprender, parecían ponerles nerviosos más que otra cosa.

La usamos un tiempín pero no demasiado, era la que quedaba claramente arrinconada en pos de la primera, la única, la primera e insustituíble de Tiny Love.

Leí hará cosa de un mes un post muy interesante en Planeta de Gemelos sobre hamacas  también, y hablaban de la mítica hamaca BabyBjorn. La verdad es que la había mirado y remirado pero no sabía si dar el paso, atreverme a hacer la inversión (cuesta bastante más que las otras), si sería un caso de marketing flagrante dirigido a padres medio estetas medio prácticos (tipo yo, vaya) o si de verdad funcionaría. Según Planeta de Gemelos funcionaba, y muy bien, así que me animé a escribirles preguntando si de verdad sus gemelas conseguían mecerse solas. Esa es, debo confesar, “mi gran ambición” en cuánto a hamacas se refiere. Que les guste tanto y propicie tanto su entretenimiento que puedan divertirse por sí mismos. Muy simpáticos me contestaron que sí y que eran de lejos la mejor inversión que podía hacer.

Hamaca BabyBjorn
Hamaca BabyBjorn

En un par de días tuve la suerte de estar en casa de unos amigos que la tenían y la pudimos

Hamaca BabyBjorn
Manzanita silvestre feliz en su hamaca BabyBjorn

probar en directo. Madre mía! Les encantó. Los dos lo celebraron con una siestita y mucho jugueteo.

Al día siguiente la compramos y desde entonces no me he arrepentido ni un segundo. Mola tanto y está tan bien diseñada que incluso mi pequeña manzanita silvestre puede mover sus piernitas y sentarse bien colocada con su férula abductora para la displasia.

Les gusta mucho mucho mucho muchísimo y ahora están enamorados de las dos.

Valga decir que tienen cuatro meses y medio largos de vida y que aún son muy pequeñines, igual en un mes o dos me sugieren que en la hamaca me ponga yo, pero hasta hoy y desde que empezamos a usarlas, allá por el segundo mes de vida han sido nuestro más sonado crash con la puericultura.

Por supuesto todo esto es mi opinión, mi opinión y nada más que mi opinión y me encantaría saber la vuestra, si os salvaron la vida también las hamacas o vuestros bebecitos declinaron la invitación a disfrutarlas.

¿Qué me decís? ¿Sois pro-hamacas o anti-hamacas?

Y colorín colorado, aquí termina este post tan hamacado.

Anuncios

17 comentarios

  1. En casa la han usado todos y tenemos la Baby-Bjorn, es una maravilla!! Es q además la pueden usar hasta los 2-3 años para sentarse a ver la tv un rato. A nosotros la hamaca nos ha sido fundamental, sobre todo para segundo y tercero porq al tener un niño mas mayor, pasas mucho tiempo sentado en el suelo para jugar y asi el bebé puede verlo todo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Siempre quisimos tenerla pero entre tantos gastos pensamos que seria por un poco tiempo su uso, pero al parecer muchas mamás tienen niños de 1 año y aun las usan y dicen que no podrán vivir sin ellas, ya creo que es un poco tarde para comprarlas, mas por que las niñas están en la etapa de que quieren piso tooodo el día, trepar sobre todo y gatear así que ahora lo que necesito es un montón de energía jajaja.

    Le gusta a 1 persona

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s