Larga vida a la lactancia materna

Lactancia materna con gemelos
Gemelita feliz tras su toma de leche materna nocturna

Como sabéis el tema de la lactancia materna con gemelos es algo que me ha quitado el sueño desde el mismo día del parto. Me lo ha quitado y literalmente, en todos los sentidos. Recuerdo la pesadilla del primer mes, relatada en Lactancia Materna Gemelar: De cómo dar el pecho a dos y no morir en el intento y los pequeños avances a medida de que me fui congraciando con la lactancia mixta y me relajé al respecto. He tenido altos y bajos, más bajos que altos, para ser sincera, pero nunca he cedido a la tentación de abandonar la lactancia y tirarme descaradamente al biberón sin mirar atrás.

Hace tiempo ya que me resigné también a no ver nunca el esperado, soñado y anhelado  momento de cambio en el que los gemelos empezarían a comer eficientemente y les llevaría no mucho más de cinco o diez minutos terminar cada pecho. Me resigné porque ese momento no llega y me temo ya que no va a llegar. Ellos siguen pasando mínimo 30 minutos enganchados en cada toma y lo hacen tan ricamente, oiga. Maman como si no hubiera un mañana, como si hubieran pasado hambre en la guerra, como si tuvieran que prepararse porque the winter is coming. Intentar que acaben antes es dejarles hambrientos y dar pie a que monten un espectáculo flamenco carnavalesco allá donde estén. Así que hace tiempo ya que tiré la toalla y abandoné tan grandes esperanzas, arrellanándome en el sofá con mi cojín de lactancia mientras miro el twitter, leo blogs de maternidad, consulto en internet lo que tenga que consultar o hablo con quién esté si tengo compañía.

Prefiero mirarles comer eufóricos con dulzura y sin el estrés del reloj, de su dictadura, entender que alimentarlos me va a llevar seis o siete horas de día y un par más de noche y intentar disfrutarlo mientras dure, que no será tanto tiempo.

Hace unos días, en la revisión pediátrica de los cuatro meses, mi pediatra me dijo algo que me dejó totalmente fuera de juego, KO, aturgullada, provocando que de repente sintiera una devoción total y auténtica por el hecho de dar pecho, de amamantar, sentí al fin hasta el famoso empoderamiento de la teta, oigan.

Pero no adelantemos acontecimientos, voy a explicarme.

Mi no tan pequeño ya príncipe guisante es un niño vomitón. Vomita y regurgita con frecuencia y aunque no le pasa nada (después de un par de visitas a urgencias y varios controles después sabemos que no es nada, que es así y punto) no gana tanto peso como su hermana a quien, parafraseando a Neruda, la leche le está haciendo lo mismo que la primavera hace a los cerezos y empieza a mostrar un perímetro más bien circular de lo más bonito.

Para paliar la regurgitación y su ser vomitón, la pediatra le prescribió papillas de cereales sin gluten. A todo esto, y aprovechando que estábamos en modo alimentación, le pregunté si creía que podían estar en la crisis de los tres meses ahora ya que a veces se enfadaban un montón en la teta sin ton ni son, así, enrabietados y llorones, algo nuevo hasta el momento. Ni corta ni perezosa me dijo que al darles biberón este era mucho más fácil para ellos que succionar el pecho y como seguramente ya no tenía mucha leche podía dejar ya la lactancia materna poco a poco y darles solo biberón.

Me quedé con una cara de patata hervida a fuego lento impresionante, pero, sin contestar, estupefacta perdida. De hecho, estuve en shock un día o dos, pensando que realmente estaba haciendo enfadar a mis hijos pretendiendo que comieran de ahí donde no hay hasta que algo en mi interior hizo CATACLONG y ahí fue cuando me caí del guindo, me di cuenta, sonaron los violines y de repente lo entendí.

Entendí todos los beneficios de la leche materna y lo bonito que ha sido tenerlos encima mío tanto tiempo. Lo hermoso de no tener tiempo para nada más que para darles el pecho. Lo bello de que necesiten y necesiten, de poder abastecerles en sus necesidades.

lactancia materna con gemelos
En el parque con la beba gemela antes de la toma de la noche

Entendí que no quiero dejar de darles el pecho a los gemelos ni ahora ni en mucho tiempo aún, que me gusta sobremanera poder hacer esto por ellos y me llena de orgullo que en todo el crudo invierno no hayan tenido ni un resfriado (miento! esta semana han tenido moquitos por contagio directo de su padre). Entendí que vale la pena sacarme leche dos veces al día para tener siempre a mano por si la necesitamos y seguir estimulando la producción.

Entendí que a ellos les calma todos los males y que eso me da un poder especial, la mítica magia de la teta.

Entendí que me importa un bledo no tener tiempo para nada y tener que correr a preparar comida y poco más en el escaso tiempo “libre” que me queda. Entendí que estos primeros meses se irán para no volver y ahora tenemos este quehacer tan dulce y especial.

Así que más convencida que nunca ahora me paso el día casi entero dando el pecho y tan contenta, oigan. Ya no tengo prisa porque quería hacer un encargo, ir a la otra punta de la ciudad a hacer no sé qué o visitar a no sé cuántos. No. Ya no.

Ya llegará el día en que no tengamos prisa por volver a casa a la temprana hora de la “cena” gemelar. Ya llegará el día en que salir fuera no signifique estar todo el tiempo sentada dando el pecho a un gemelo y al otro. Llegará.

Por el momento intento disfrutar estos momentos que recordaremos siempre, cuando salir a comer a casa de la familia o los amigos significaba estar con un bebé colgado al pecho tras otro, instalándome en el sofá o el lugar más cómodo y conversando con la calma desde allí.

Ahora sé que recordaré este tiempo el resto de mi vida como lo que es: algo precioso.

Y así es como mi pediatra ha conseguido que les baje la dosis de biberón aún más y que esté feliz cual perdiz con la lactancia materna. Y que tenga claro que continuaré mientras quieran y pueda.

Y vosotras, ¿habéis tenido alguna revelación de este tipo? ¿oído cosas chocantes por parte de vuestro pediatra?

Contadme, anda, que desde mi trono de lactancia tengo tiempo de leer aún, antes de que empiecen a corretear por toda la casa y pierda los riñones detrás.

Y colorín colorado, aquí termina este post tan alechado.

Anuncios

20 comentarios

    • Gracias por los piropos gemelares 😉
      la verdad mi pediatra es maja y pro-lactancia, lo que me neurotizó aún más, rollo, pues sí que debo ser poco rentable lechalmente si hasta ella me lo dice…y así suma y sigue…ainxs ainxs! pero gracias por animarme a continuar 😀

      Le gusta a 1 persona

  1. Tienes toda mi admiración y por supuesto, te mando todo el ánimo del mundo. Es sacrificado pero la recompensa (en tu caso por partido doble) muy gratificante.
    Todo el mundo nos avisa de lo rápido que crecen y es cierto, todo esto pasa…y pasa más rápido de lo que nos gustaría.
    Yo estoy a punto de cumplir 19 meses de lactancia. Los 4 primeros los viví un poco como una cuenta atrás porque me resultaba muy duro. Los siguientes con una pena enorme pensando que pasados los 6 meses lo dejaría… Y fui estirando. Sobre los 7, cuando mi hijo chupeteó la primera galleta ,nos percatamos de que tenía un problema con la leche de vaca y no pude nunca darle un yogur ni nada que mínimamente la pudiese contener.
    A los 12, en una crisis de agotamiento mía y coincidiendo con la confirmación de su alergia por parte del alergólogo, le pedí alternativas. Y ese fue mi momento revelación. Me mandó fórmula a base de soja y en ese momento sentí que puesto que no trabajo y puedo seguir amamantándolo sin problema alguno, no sentía que fuera justo quitarle su teta (que es mucho más que su alimento) a él que encima nunca ha usado chupete alguno ni sabía beber en bibe siquiera…
    Así que soja a la porra y aquí estamos. Los momentos revelación nos abren los ojos y nos dan mucha energía jeje
    No era mi idea y me condiciona a la hora de elegir cuándo embarcarme en la siguiente maternidad (que por mí sería ya), pero puesto que es una alergia que remite con el tiempo, quiero acompañarlo y alimentarlo hasta que eso suceda.
    Al final, me he enrollado bastante pero bueno, sólo quería que supieras que a veces esto no es un camino de rosas y cuando lo es, siemore puede haber alguna espinita, en forma de desesperación, necesidad de tiempo para una misma, horas de sofá (teta consoladora por salida de dientes por ejemplo), cansancio, noches partidas por varias demandas…Pero la satisfacción que tienes al final y el beneficio que les reportas a tus bebés, es impagable.
    Enhorabuena por tu tesón. Disfruta mucho de tus peques!! (Que por cierto son preciosos!!!)

    Me gusta

  2. Yo creo que debes hacer lo q te pida el cuerpo, es sacrificado y con dos ni me lo quiero imaginar, es cierto q no debes tener tiempo para nada! De hecho, yo he notado mucho lo del destete, ahora estoy más descansada y tengo tiempo para todo, y antes me daba la sensación de q no llegaba a nada… De todas formas, es cierto que, del bibe les cuesta menos succionar y puede q, en algún momento, te digan tararí a la teta.. Pero si siguen bien así, pues q dure!

    Le gusta a 1 persona

  3. A mi también me llegó el momento que explicase y ¿sabes lo que hice? Seguir disfrutando de esos pequeños momentos
    Recuerdale a tu pediatra que el inicio de la alimentación complementaria esta recomendado por la AEP a partir de los 6 meses

    Le gusta a 1 persona

  4. Mi pediatra sólo me dijo que como yo parecía una vaca lechera,porque la niña engordaba tanto cada mes y me salía tanta cantidad, que por qué no me hacía donante de leche para no desperdiciar nada. Y eso hice. Oye, me ha encantado que tengas tan claro lo importante que es la lactancia materna como para plantarte de esta forma e ir reduciendo la dosis de biberón. Porque la lactancia en tándem no me la imagino fácil pero a partir de ahora será mucho más llevadera y si puede ser prolongada ¡eso que vais a ganar los tres!

    Le gusta a 1 persona

  5. Ufff… lo de los pediatras y sus enfermeras es ofensivo, a mi modo de ver todo consejo sobre LM debe ser directamente deshechado (es triste pero esta es mi conclusión tras mi experiencia).
    Recuerdo de las primeras visitas las masterclass de la enfermera sobre tomas pautadas cada x horas y 10 minutos por teta si si… claro.
    Ahora me río, pero en aquél entonces me preocupaba, mis tomas eran de tres tetas, y cada una de 30 minutos. Probé con aquellos santos 10 minutos un día, y mi pichona me dejó bien clarito que aquélla no era nuestra fórmula jajajjajaja…
    Con la alimentación complementaria otro tanto: que si las tomas nunca debían ser antes de la papilla que así llegaba con hambre, que si menos teta que luego no come. Siempre bajo mi experiencia, con una niña que nunca ha tenido problemas de crecimiento y que se sale de la famosa línea, por qué!!?! por qué ese empeño!
    Aplaudo tu decisión de aumentar tomas, a veces son necesarios estos inputs negativos para fortalecer convicciones.
    El agitamiento también lo viví, fueron unas semanas y siempre era hacia la tarde/noche. Desapareció y no nos volvimos a acordar de él hasta que al darle las primeras tomas de leche de fórmula le salieron unas ronchas, allí se empezó a valorar cierta intolerancia a la proteína de la vaca (de antes también arrastrábamos piel atópica). El tratamiento fue: para ella leche de fórmula hidrolizada, y para mi abandonar lácteos y derivados.
    Ahí fue cuando hice click y me acordé de que en mis tardes de baja maternal invernales no fallaba en mi merienda el lingotazo de cola-cao con bien de leche hasta arriba! Claro que se agitaba mi pobre bebé auchhh…
    No te digo que tenga que ser esto, pero es una opción que puedes valorar si además coincide con que has aumentado las tomas de LM. Puedes probar a reducir lácteos durante unos días.
    Hoy día seguimos con teta, y ya van más de dos años. Es muy bueno porque ahora puedo preguntarle sobre el sabor, y ella me dice que maduixa, o si la teta está seca, cosa que no pasa nunca! hemos pasado dentición, resfriados, fiebres… pero ella siempre ha podido comer y fortalecerse.
    Vaya rollo que te he soltado, aquí lo dejo (por ahora ;P )

    Le gusta a 1 persona

    • Nada de rollo!! gracias!! pues aprovecho para preguntarte: qué piensas de empezar con las papillas de fruta a los cinco meses? mi pediatra me dijo que empezáramos y no estoy muy segura de si es buena idea o no. ¿Qué piensas?

      Me gusta

  6. Ay! he tenido que echar mano del archivo fotográfico para poder ver cuándo empezamos nosotros jajjajaaj….
    Y también lo hicimos a los 5 meses, un poco pasados pero cinco al fin y al cabo. Ahora me parece un poco precipitado la verdad, pero bueno fue algo muy progresivo probando cada frutas por separado, casi más un juego para que fuera probando sabores, y hacia los seis meses pues ya tomaba su papilla completa.
    Con lo que tardamos más fue con las papillas industriales, me daba reparo y miré opciones caseras pero al final ganó la comodidad y me rendí a ellas.
    En nuestro caso la cuchara fue recibida con entusiasmo, y ante tal respuesta sólo tuvimos que continuar con la introducción, cada niño es un mundo así y nadie mejor que tu para saber si es el momento o mejor esperar unas semanas.
    Saluditos

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Paula! pero lo “normal” ahora es empezar a los 6 meses, no? me quedé bastante desconcertada con el nuevo rumbo que estaba tomando mi pediatra, la verdad. No tengo nada en contra de la fruta pero me gustaría seguir solo con leche hasta los 6 meses, de tanto oírlo me ha caldo hondo la idea!! Espero tener tanta suerte como vosotros con el tema cuchara…:D

      Me gusta

      • Seguro que sí!!!
        OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6m, no te veas obligada a empezar antes porque hay un montón de entidades que dan estos tiempos.

        Me gusta

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s