Cuidados posparto: Yoga para mamás y bebés

Titular este post como Cuidados Posparto tal vez es demasiado porque mis cuidados posparto están brillando por su casi total ausencia. Estos cuidados no llegan más que a aceite de rosa mosqueta para la herida de la cesárea, la crema anti-flaccidez para la barriga y hacer maratones para hacer algo que no sea exclusivamente dar teta, así está mi actual agenda.

Acostumbrada a ir al gimnasio día sí día también durante años, a ir en bici a todas partes, a no parar ni un segundo este frenesí actual no me pilla por sorpresa, lo que sí estoy acusando es la falta casi total de ejercicio en este posparto. Entendedme, no es por falta de ganas, es por una auténtica y total falta de tiempo.

Desde hace un mes he empezado de nuevo las clases de yoga, como regalo para mi salud, tanto la mental como la otra y una hora y media a la semana es lo más que puedo rascar al cuidado de los gemelos ahora.

Bueno, no les descuido para irme a clase, de hecho, he escogido la modalidad yoga para mamás y bebés y voy alternando de gemelo, llevándome cada semana a uno de los dos a clase. Así tengo la experiencia de ir por la calle con un bebé solo, darle mi atención a uno de los dos y puedo organizarme dejando a una persona al cuidado del otro.

Así que con coordinación y buena voluntad consigo escaparme una horita y media a la semana a lo que es sin duda lo mejor para mi salud, como noto después de cada clase.

Relajación clases de yoga para mamás y bebés
Así de relajado con las clases de yoga para mamás y bebés se queda

Al ir con bebés las clases transcurren entre dar pecho, calmar a bebés, escuchar lloros e incorporarlos como bien podamos a las asanas, así que tiempo para mí en exclusiva no es, pero me sabe a gloria bendita, oigan.

En esa privilegiada hora y media conseguimos hacer un poco de hipopresivos, unos estiramientos, un poco de relajación (que buena falta nos hace), concentrarnos en la respiración y huir un poco del estrés.

Me gustan mucho las clases porque la profe, que es reflexivamente buena y consciente del maremoto que es la maternidad, incorpora a nuestros bebés en los ejercicios y nos va dando pautas y posibilidades aunque ese día el niño haya decidido que poco yoga vamos a practicar.

También es muy interesante cambiar el punto de vista y sintonizar fuera de casa y de la rutina con su ritmo, algo que es una propuesta constante de acercamiento al bebé.

En una clase nos hizo recrear los movimientos y sonidos de nuestros hijos para que pudiéramos empatizar y sentir su energía, nueva e infantil, y fue una experiencia ponernos en su piel así.

Verles fuera de los consabidos contextos de la realidad circundante tiene algo de maravilloso. Me siento muy bien pudiendo dedicarle mi atención a uno solo de los dos, mirarle con otros ojos, tumbarme con ella o él, verle sonreír con la música para yoga (que les encanta, por cierto), los colores de la sala y los demás bebés. Es un espectáculo y siempre están muy relajados y alegres, qué pena no tener más tiempo para hacerlo más.

Me sienta fenomenal a mí como mamá, me da relax y concentración, bienestar y me deja agujetas, las justas para no sentir que mi cuerpo se está oxidando sin más.

Estoy ya pensando en seguir la misma receta de uno a uno y apuntarnos a natación para bebés en breve.

Por un lado, me encanta hacer cosas con ellos y por el otro ejercicio me viene bien, a ver si algún día logro sacarme de encima esta barriguita uteriense que parece haber venido para quedarse. Por el resto, el posparto no me ha tratado mal, y pese a todas las meriendas de Nocilla, platos abundantes en las comidas y comer todo lo que se me pone delante que me apetece, no he ganado peso, al contrario, pero entiendo que es un paréntesis subvencionado por la lactancia materna y que en cuanto deje de dar pecho si no empiezo a tener una dieta menos calórica voy a explotar.

¿Qué experiencias de talleres, ejercicio o actividades tenéis vosotras con vuestros bebés? ¿Alguna sugerencia más?

Y colorín colorado, con agujetas por la clase de ayer este post ha terminado.

Anuncios

3 comentarios

  1. Mira, yo te digo que, cuando se portan asi de bien, da gusto ir a hacer deporte con ellos…y lo digo además porque Gabriel, en las 5 sesiones de hipopresivos, fue el único bebé que no lloró!!! Pero otras mamás estaban agobiadas y acabaron marchando porque los bebés no paraban de llorar!!!! Pero vamos, sabes q soy fan de ir con los peques a todos lados, yo me llevo a Gabriel hasta a depilarme!!!!

    Me gusta

  2. Tú tienes a santos varones en tu haber! los míos se portan muy bien hasta que dejan de hacerlo, pero fuera de casa acostumbran a estar entretenidos con los estímulos 😀
    A mí me encanta llevarles a todas partes e ir explicándoselo todo, me sale la vena de profe!
    Pero a depilarme no, todavía no me atrevo a operaciones de alto riesgo gemelar!

    Me gusta

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s