Bebés gemelos: novedades de los tres meses de vida

Tal y como anunciaba en el pasado post, Mi rutina en el tercer mes con gemelos, hay novedades más que notables en este gran paso que es que los bebés cumplan tres meses de vida.

Y sí, mi madre tenía razón y son cambios en positivo, esto empieza a parecer una relación, empiezan a hacer cositas, monerías, pucheritos… todo para que me quede claro clarito en todo momento lo que quieren, no sea que me despiste y me den el título de #malamadre cum laude.

Os cuento los cambios que más me están llamando la atención.

Los bebés duermen más:

Mi bebé gemelo a los tres meses
Mi bebé y yo, a los tres meses

De momento, y toco toda la madera posible (o tres veces el chichi mis partes íntimas y femeninas, tal y como se hace en Albania para que las cosas buenas pasen), las noches se estabilizan y cad vez duermen más. Aguantan unas 7 o 8 horas sin comer, y la niña puede llegar a mucho más, hasta 12, su récord actual. Claro, al ser gemelos que ella sea más dormilona luce pero luce menos de lo luciría en una maternidad simple, porque siempre hay que levantarse igualmente para su hermanito. De todas formas, no me quejo, parece que esas noches de lloros infinitos y tomas superpuestas han quedado ya atrás (espero!!)

Lo malo es que siguen despertándose y cada noche es misterio misterioso y sorpresa quién y cuándo se despertarán. Ahora mismo, mientras escribo este post (y por hablar) la niña se ha despertado a las tres, en un claro involucionar.

Entiendes sus lloros, hay feedback, comunicación:

Siguen llorando como si no hubiera mañana, pero ahora ya estoy más acostumbrada. No solo eso, creo saber (y remarco el creo, ya que solo sé que no tengo ni la más repajolera idea) por qué lloran cuando lloran. La “experiencia” actual me da pistas ya sobre si son arrebatos llorones de cólicos, de hambre, de sueño, de bracitis, o, la novedad, los de “no me pasa absolutamente nada pero quiero llorar”. Ellos notan y se contaminan también de mi estado y se ponen nerviosos si yo estoy nerviosa, contentos si estoy contenta, pesadísimos si estoy cansada. Lo que sí he entendido ya es que, llorar, van a llorar, y no termina el mundo cada vez que lo hacen.

Rutinas horarias:

Las tomas se estabilizan, de innumerables han pasado a ser 6 con algún que otro tetazo extra (la bendita lactancia materna a demanda, extenuante con gemelos como lo que más) y en horarios que se repiten. Cada día les bañamos a la misma hora (con una variabilidad que no supera los treinta minutos arriba o abajo), se despiertan más o menos a la misma hora y hayan comido a la hora que sea quieren “cenar” a las 20:00, máximo maximísimo a las 20:30.

Esta vena germánica que sin duda vendrá de mi parte, de mi carga genética cuadriculada y poco tendiente a la improvisación y fluidez en los quehaceres habituales, facilita enormemente los planes. O los sabotea desde el inicio, porque ahora con el buen tiempo lo de andar por la calle a la hora de la “cena” es impensable, ellos quieren comer y cuánto antes. Nada de un poco más tarde, espérate o tendremos un muestreo fenomenal de cuán bien pueden llegar a funcionar sus pulmones llorando cuando quieren algo. Así que, a las 20:00 como tardísimo en casa y a intentarlos dormir, todo sea por la pax doméstica.

Jugar Jugando Probando:

Bebé gemelo niña de tres meses
El conejito de peluche fascinante

Empiezan a tener interés por los juguetes, por las cosas que hacen ruidos al moverlas, especialmente los sonajeros. Se quedan embelesados con los objetos que suenan y se mueven y con todo lo que sea de colores. Las cosas muy suaves tienen su brillo fascinante también, y doña princesa guisante se ha adjudicado ya un conejo de trapo fino que es medio marioneta medio peluche con orejas de colores salpicados y texturas todas suaves y diferentes que la tiene completamente loca. Lo mira y mira y hace lo que puede para cogerlo y hacerlo caer hacia dentro de su minicuna (normalmente el pobre entre achuchones reposa en la parte de arriba del moisés). Y las historias con el conejito de protagonista son las que más le gustan. Tenemos una canción inventada ya, con la letra más simple y rima más fácil del mundo que la ponen de buen humor siempre (bueno, en el 99% de los casos, no sirve para llanto de hambre profunda de esos que tan bien la caracterizan).

También empiezan a escuchar fascinados canciones en las que se mueven las manos y reaccionar muertos de risa al clásico ¿Dónde está…? con tapamientos de cara del bebé en cuestión, así que aquí me tenéis todo el día cantando canciones que no sé, inventando letras nuevas y tapando caritas.

Quién dijo que ser madre era aburrido!!

¿Son solo cosas que les pasan a mis gemelos o con los vuestros fue así? Y para las mamás “single”, ¿recordáis como fue el paso por los tres meses?

Y colorín colorado, con dos bebés durmiendo este post ha terminado.

Anuncios

10 comentarios

  1. Qué alegría me da saber ésto! El otro día hablé con una mami de mellizos de 3 años y me comentó lo mismo, que a los 3 meses hacen un cambio.
    Yo aún no los tengo conmigo, me faltan tres meses para verles las caritas pero después de leer el caos de los primeros meses… Leer ésto es un respiro!!!
    Ánimo y sigue escribiendo cada novedad, de verdad que a las que estamos como yo con una mezcla de miedo-alegría nos encanta seguirte!
    Maria

    Me gusta

    • Qué bien que te ayude!
      esa es mi pretensión con el blog!
      No te preocupes, parece que el primer mes escaótico con uno también 😉
      Cualquier duda que tengas, aquí estoy, no dudes en consultarme 😀

      Me gusta

  2. Tengo gemelos justamente un mes más pequeños q los tuyos, nacieron el 16 de febrero, te sigo desde el embarazo y todos vuestros pequeños avances son nuestra esperanza. Gracias.

    Me gusta

  3. A punto de cumplir 18 meses, mi bichilla sigue sin rutinas, ni horarios y durmiéndose más tarde que nosotros. Ayer mismo, nos metimos los 3 en la cama casi a la una de la madrugada por agotamiento de los adultos, pero ella andaba tan fresca jugando y corriendo. Confío ciegamente en eso de que todo son etapas, que poco a poco adquirirá sus ritmos y hábitos, pero justo ahora pasamos por la peor fase de la crianza en lo que respecta al sueño.

    Le gusta a 1 persona

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s