Relatos de lactancia materna gemelar: la asociación Alba y otras maravillas

Desde el bendito calostro la lactancia materna ha sido un gran tema para mí, un hit, vaya.

Un temón que ha marcado mi maternidad desde el momento 0, quedando como hilo musical de fondo de mi vida post parto.

En este gran temazo ha habido de todo un poco, tal y como relaté en Relatos de lactancia materna gemelar: de como dar el pecho a dos y no morir en el intento o en otros post de cuyo nombre no quiero acordarme ahora mismo pero que giran en torno a ella.

Como ya dije en su día he tratado con profesionales de todo tipo, encontrándome al fin con las maravillosas asesoras de lactancia de la asociación Alba lactancia materna

Lactancia materna  y la asociación Alba lactancia Materna
Mi pequeña feliz como una perdiz y ya en la mitad superior del percentil

Al tener gemelos el dar el pecho se complica aunque me hayan dicho hasta la saciedad lo contrario. Gracias a la fantástica red de dospuntocerolandia, como la llama Celia de TUBYSCU, de Tengo un blog y sé como usarlo tuve la ocasión de contactar con un montón de mujeres que me ayudaron a encontrar mi camino en esta senda de la maternidad en la que me hallaba perdida y bajoneada.

Tengo que agradecer a Pilar Martínez, @Pilar_Mtnez que me aconsejara sobre a quién consultar y a Gi de @ParaelBebe, asesoras de lactancia estupendas y desinteresadas las dos que me remitiera a la Asociación Alba de apoyo a la lactancia materna.

Debo decir que recibí muchas buenas opiniones sobre otros grupos de asesoramiento, como La liga de la leche pero que finalmente por motivos varios fui a una sesión de la Asociación Alba @AlbaLactancia.

Os cuento cómo fue.

Que andaba yo más perdida que puta en misa otra cosa, cansada, frustrada y enrabietada con las altas exigencias que me encontré ya lo sabéis.

Ir a una asociación o a las reuniones para la lactancia materna que ofrecen en los CAP y en los hospitales fue imposible de pensar hasta el segundo mes, por el aislamiento y las medidas a seguir con los gemelos pequeñuelos. Cuando ya pudimos salir a la calle, la perspectiva de estar en un lugar con más mujeres y sus hijos todavía se me antojaba como una provocación a San Virus, por los terrores infundidos desde el hospital y tardé bastante en “atreverme” a ir.

Beneficios lactancia con gemelos
Mi pequeño dormido cuál angelito después de una toma

Finalmente, un lunes por la tarde, fui con mi suegra a cruzar la ciudad para ir a una reunión ordinaria de la Asociación Alba. Elegí la del lunes por horario y posibilidad, cruzando la ciudad porque ese el grupo que mejor me iba por hora y día, pero la verdad es que hay varios grupos por barrios, así que era fácil tener cercanía.

No tenía ni idea de lo que me encontraría, guardaba un temor aún a encontrarme a talibanas defensoras intransigentes de la leche materna, como ya había encontrado otras veces muy a mi pesar.

Había dos asesoras de lactancia y otras dos mamás con sus bebés en un ambiente relajado del sexto piso de un edificio cualquiera de equipamiento de barrio. Estas mamás contaban lo que les pasaba, sin prisa, sin interrupciones, sin encontrarse dogmas del otro lado. Se respiraba calma, comprensión y buen rollo todo el rato, y, sobretodo, mucha tranquilidad y capacidad de escucha empática.

Estuvimos allí unas dos horas, alternando gemelos en el pecho, escuchando a las demás mamás y siendo escuchada, con  un efecto mágico sobre mí y mi lactancia traumada.

Recomiendo a todas las mamás, tengan dificultades dando el pecho o no que vayan a reuniones, que se sienten con otras mamás y se dejen escuchar.

Para mí tuvo un efecto sanador más que importante y analizándolo creo que fue por estas razones:

  • No sentirme juzgada:No me sentí juzgada porque no me juzgaron en ningún momento, ni por la lactancia mixta, ni por mis miedos ni estreses. Simplemente me escucharon y dieron ideas para facilitarme la lactancia y el disfrutarla.
  • La escucha empática y activa:

    Debería ser más consciente de lo normal de este punto vital por mi formación en Gestalt, pero esto tan tan pero que tan evidente no lo había podido experimentar en mis carnes aún. Las asesoras de lactancia me escucharon sin interrumpirme, haciéndome preguntas, respetando mi tiempo y poniéndose en mi lugar y eso surgió el mágico efecto que acostumbra a dar. Ser y sentirme escuchada desde la presencia y el no juicio fue balsámico y tranquilizador para mí, tal y como lo es para todos en cualquier situación. Hablar y que te escuchen. Fenomenal. Terapéutico y fenomenal.

  • El relajo:

    La sesión debía durar hora y media pero se quedaron hasta que decidimos dejar de hablar. En total fueron casi tres horas pero no parecía haber algo más importante allí fuera a hacer que escucharnos a nosotros sin prisa alguna y con toda la concentración.

  • Estar con otras mamás:Solo había dos mamás más y tenían otros problemas con la lactancia, pero ver que estaban igual de perdidas, angustiadas y solas como yo me hizo relativizar también y sentirme mejor, acompañada.
  • Desdramatizar y darle la vuelta a mis miedos y ansiedades:

    Una de mis mayores preocupaciones en aquel entonces era el tenerlos una hora y más en cada toma cogidos al pecho, a lo que la asesora más experimentada, riendo, me dijo que aprovechara ahora que podía estar sentada durante horas al día dándoles pecho, que me acordaría de estos largos momentos de placidez en cuanto empezaran a moverse, caminar y tocar todo todo. La obviedad de sus palabras me hizo reír y desdramatizar. Mejor no tener tiempo de cosas mundanas ahora sentada en el sofá en posición zen que no tener brazos suficientes para contenerlos a los dos más tarde. Pues sí, menudo drama el mío el de pasar el día con las tetas fuera pero bien calmada!

Salí de allí mucho mejor, y la verdad este relajarme finalmente y aceptar las cosas como son mejoró notablemente mi lactancia materna, mixta o como queráis llamarla.

Ahora, desde la no presión y aceptando las cosas como son, día a día, y disfrutando del hecho de poder estar con mis bebés el tiempo necesario, he pasado de mis primeros 20 y 30 mililitros de leche por extracción con el sacaleches los primeros días a 250 y 300 ml, permitiéndome acumular para cortas ausencias y salidas al exterior, y notando también como la producción y satisfacción de los pequeños guisantitos es mucho mayor.

No paran de engordar y crecer y yo estoy ya feliz y contenta sin sentir presión ni pensar en los debería.

Y este bienestar se lo debo a estas chicas maravillosas que prestan su tiempo a ayudar a otras mamás en apuros con la lactancia materna como yo. Un hurra fuerte y continuado por su labor, mil gracias desde lo más sincero de mi corazón.

Y a vosotras, mamás lectoras y compañeras, ¿os ayudó alguien con la lactancia? ¿tuvisteis angustias existenciales sin fin también?

Me encantará ver que sigo sin estar sola en este emocional mundo de la maternidad

Y colorín colorado, este post tan agradecido ha terminado.

Anuncios

5 comentarios

  1. Cuanto me alegro de que te fuera bien y ya tengas “dominada” la lactancia, sea del tipo que sea!! Yo no sabia que en Alba organizaran esas reuniones, por lo que cuentas es lo mismo que te encontraras en cualquiera de la Loga de la Leche, solo que mas individualizadas, allí vamos un montón de mamás. Lo mejor de estas reuniones es lo que tu dices: desahogarse y ver que no estas sola, que te escuchen, te entiendan y no te den monsergas. Yo sigo yendo pese a que mi hija tiene 9 meses y desde el segundo mes no hemos vuelto a tener problemas, pero siempre surgen dudas y las reuniones son un poco catarquicas: que si la crisis de los tres meses, las del sueño, la vuelta al trabajo… Además, que nuestro ejemplo siempre puede ayudar a otras mamas como a mi me ayudo el suyo y hay que seguir corriendo la voz!

    Me parece una pasada la cantidad de leche que te sacas dando a dos, eso es lo máximo que consigo yo en todo el día y solo algunas veces, contando con que medio día lo paso en el trabajo.

    Enhorabuena y a disfrutar mucho de los peques!! No hagas ni caso de los percentiles, solo se crearon para torturar a las madres 😜

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tu comentario! eso pretendo, difundir la tarea tremenda y buenísima de las asesoras de lactancia. La verdad es que me encantaría seguir yendo a reuniones, la Liga de la Leche no da en Bcn, pero miraré bien como cuadrar horarios con asistir regularmente…y compartir dudas y sinsabores, que cada día aparecen nuevos… 🙂
      y sí, abajo el percentil!! 😀

      Me gusta

  2. A mí me ayudaron las matronas al hacerme un cultivo de leche y comprobar q los dolores venían de una infección q obstruía los conductos (lo conté en el blog con pelos y señales xq es un tipo de mastitis frecuente pero pocas veces diagnosticada). Lo importante es pedir ayuda y si la cosa resulta dura, pues bibes.

    Me gusta

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s