Maternidad real: porteo y otras pajas mentales pregemelares

Pues sí, sé que el título es chocante pero lo tenía que decir. Que tire la primera piedra la mamá que no ha vivido en su embarazo entre pajas mentales y altas promesas de “yo nunca” “esto es lo mejor””haré bla bla bla” y “no haré jamás bla bla bla”. Dan igual los noes, los síes, los haré y los no haré porque la verdad, queridas mías, y como bien saben las que ya son madres, es que antes del parto no tienes ni puta idea no sabes cómo serán las cosas después. Debo reconocer que yo misma, la aquí presente en cuerpo y alma, tenía en la cabeza un montón de tonterías en la cabeza. Algunas insufladas por otros seres, pero entre mi privilegiada imaginación y la de sandeces oídas, a modo de acerbo popular maternal no comprobable ni comprobado, debo reconocer que antes de parir estaba un poco para allá en algunos temas. En tontunalandia, vaya. Una de mis tontunas favoritas, fruto de la ingenuidad y la inexperiencia, es la del porteo y mis grandes esperanzas en torno a él. No me peguéis aún, sigo siendo gran fan del porteo, pero con algunos matices que no pude prever durante el embarazo.

Paseo por el campo con la mochila Babybjorn
Paseo por el campo con la mochila Babybjorn

Fular de Boba porteo
Papá feliz con el fular

Digo matices por no decir otra cosa, la verdad es que en mi cabeza lo del fular y la bandolera funcionaba de forma muy diferente. Me veía tan ricamente con un bebé arropado en el pecho, colocado bien de forma rápida y mágica, sintiéndonos uno por el piel con piel. Fui a talleres, vi videos, llegué incluso a fantasear con la posibilidad del porteo gemelar, llevando a mis dos churumbelitos juntos y a la vez. Como podéis ver en mi post muy prenatal 23 semanas de embarazo, operación imposible, elegí los modelos Boba Brap (en un color burdeos ideal) y una bandolera, para cuando tuviera menos tiempo de colocármelos. Mi turroncito amado estaba como loco con la posibilidad del porteo, eso de llevarlos encima le parecía (parece) la mejor idea del mundo. Veía a las mamás felices por la calle con su fular y yo, por supuesto, iba a ser una de ellas. Nada de pensar que tal vez podría incluso quizás pasar otra cosa, no no, yo iba a ser como ellas y pasear airosa por las calles de la ciudad. La realidad iba a ser otra para mí…los pequeños nacieron con bajo peso, pasamos un primer mes de mierda dificultades variadas con la lactancia materna, la temperatura, el sueño y demás desesperos, como podéis ver en el post Gemelos en su primer mes de vida: mis miedos y angustias como madre primeriza y yo tuve algo que no había previsto tener: miedo. Miedo a millones de cosas variadas de todos los tamaños, pero también miedo a cosas como llevarlos en fular: ¿no se me escurrirán? ¿lo pondré bien? ¿estará bien su cabecita? y un largo etc. Soy patosa del natural y no tengo mucha mano haciendo según qué cosas así que no conseguí ponerme bien (lo de rápido ya ni en sueños) el fular ni la bandolera. Lo que sí me gustó desde el primer momento fue la mochila Babybjorn.Teníamos solo una y cuando alcanzaron el peso para ir compramos encantados la segunda. A todo esto se le sumó una complicación no prevista, nuestra pequeña princesa guisante nació con displasia y pese a la estadística a favor (solo 1 de cada 1000 necesita tratamiento) nos tocó la china y ha necesitado tratamiento. De momento estamos con un arnés corrector y cruzando dedos y respirando poco hondo esperando que surja efecto y que no deban colocarle un yeso pelvipélvico. Esto ha hecho también que el fular dejara de ser definitivamente una opción ya que el traumatólogo nos recomienda fervientemente el uso de mochila de porteo. Ella va toda feliz y contenta como una ranita arriba y abajo con la mochila Babybjorn y nosotros también, la verdad.

Mochilas BabyBjorn para gemelos
Con las mochilas de porteo y a lo loco por el parque con mi amiga Margarita

Todos se están atreviendo a usarlas y nos estamos dando unos paseos por el parque que no veas con ellas. Hasta las abuelas están encantadas con este modo de porteo y no le vemos más que cosas buenas. Las ventajas frente a usar carro de bebé, para mí, son:

  • Rapidez: se ponen en 10 segundos
  • Sencillez: no puede ser más fácil ponérselas
  • Imposibilidad de error: ni queriendo es posible que el bebé quede mal puesto
  • Siesta asegurada: el latido del corazón y el piel con piel tienen un efecto mágico tranquilizador: hasta el enfado pataleta más notable queda en nada vía porteo mochila Babybjorn
  • Ergonomía: obligan a una buena y correcta posición de la espalda del porteador
  • En caso de mellizos y ascensores rebeldes anti-carros gemelares salir a la calle se desdramatiza en un plisplas y ale, a correr
  • Evita toqueteos y miradas insidiosas de transeúntes chiflados varios. Si bien es imposible pasear sin que alguien nos cuente su opinión y/o experiencia con el fascinante mundo de los gemelos, al menos evita que se tiren encima del carro con esa desfachatez que ralla lo paranormal. Así todo queda en comentarios pero evita que los toquen y respiren. Llamadme rara pero ODIO que todos se sientan libres de tocarles y tener que actuar cuál madre perro ladra y gruñe para que corra el aire.
  • Mejora tu forma física: al llevar encima más kilos haces más ejercicio en el caminar y en mi caso en el sube-baja de estas calles recontraempinadas. Cual entrenamiento básico, el llevar cinco kilos encima de más hace que los paseos tonifiquen más.

Esperandito estoy que sean más mayorcitos para ponerlos del revés y que vayan descubriendo el mundo trotando con nosotros… Y colorín colorado, este post tan porteoso que no portentoso ha terminado

Anuncios

9 comentarios

  1. En teoría, según las q saben de porteo, no se les puede poner mirando al frente, aunq sí los puedes poner a la espalda. Yo tamb me animé con el porteo con Gabriel y al princpio mas o menos bien, pero ahora, si está despierto, no quiere, va girando la.cabeza xa ver cosas… y x otro lado, el peso del niño ya no es ninguna tonteria, x mucjo q digan q es cómodo y q el peso se reparte… si, si, pero el peso va ahi!!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Me parece genial la opción del porteo y que lo hagas como a ti mejor que te convenga. Yo no he porteado demasiado, usaba la mochila sólo para necesidad, cuando vas a sitios concurridos, cuando Niño quería subirse al carro para poder llevar a Niña en la mochila, y para poder hacer faena por casa…. Yo también me compré fular, pero lo usé sólo una vez… se me hacía muy incómodo todo lo relativo a la instalación jajaja, la mochila es mucho más rápida y cómoda para mi gusto.

    Le gusta a 1 persona

      • La one no es ergonomica, como mochila ergonomica siempre a partir de que el bebe se mantenga sentado son: la manduca y la ergo, como mochila ergonomica desde el nacimiento tienes la emeibaby, todas ellas muy comodas, faciles y rapidas de colocar

        Le gusta a 1 persona

      • Pues compramos la Boba después de muchas recomendaciones y la verdad es que nos gusta pero tampoco tanto tanto tantísimo. La One hay que probarla, tiene sus cosas buenas. La manduca me parece un poco incómoda para poner y la ergo no la conozco, pero gracias por mentarlas, las probaré en cuánto tenga ocasión

        Me gusta

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s