Mi rutina en el primer mes con gemelos

Mis gemelos están a punto de cumplir seis semanas y en este pequeño periodo de tiempo ya hemos instalado nuestras rutinas y formas de hacer en casa.

Como buenos invasores, y tal y como estaba previsto, han llegado desmontándolo todo para que el mundo gire enteramente a su alrededor y a su obra y gusto.

Si con un niño el mundo cambia y se transforma totalmente imaginaros con dos.

Las que sois o habéis sido mamás de gemelos sabéis de qué estoy hablando, esto sí que es una invasión en toda regla y riéte tú de los alemanes en Polonia.gemeloslactancia

Pese a todo, hay ciertas recurrencias en el caos aunque por supuesto el primer mes de vida de los bebés es un total, auténtico y absoluto caos. O al menos lo ha sido en mi caso.

Las dos primeras semanas ni cuentan, creo que todavía estaba en estado de shock con todas las prohibiciones a acatar y cuidados a tener con ellos por su pequeño tamaño al nacer y nacer, como no, en plena ola de frío en lo más crudo del invierno en un año en el que ha sido especialmente recrudo.

En estas dos semanas vivimos intensamente lo que se me antojó como un drama: la lactancia.

Los primeros días no se cogían al pecho, estaban demasiado dormidos (débiles) o nerviosos para succionar bien el pezón y cuando ya conseguimos hacerlo, pasaron a modo teta y las tomas se sucedían en un vaivén superpuesto, transformando los días en noche y las noches en días, en un eterno bucle sin retorno.

Recuerdo estar en mi sofá de lactancia totalmente pájara, sin saber qué hora es ni cuánto hace que comí.

En este loop sin fin vino mi pediatra a poner orden y progreso y poner unos límites razonables al hecho de dar pecho. La lactancia materna es maravillosa si se puede pero dos biberones extras no amargan a nadie (perdonad que frivolice, hay que quitarle hierro al asunto y griega a la tragedia) y si lo hacen, pues que me tomen presa, oigan.

Seguí todo el primer mes angustiada por no tener bastante leche, en jornadas interminables con sacaleches entre toma y toma y extra toma y dale que toma toma.

Eso sí, todo mejoró bastante con el uso del cojín de lactancia para gemelos y así empecé a pasar menos tiempo y ser un poco más persona.

Todo el primer mes estuve con turroncito amado y al no poder salir a la calle y estar en esta vorágine a veces era todo un poco demasiado intenso, sin mucho horario ni calma.

Voy a reproducir algo parecido a un día estándar en este periodo. Doy la versión optimista, la de ya me pongo a los dos a la vez a mamar porque no quiero deprimir a ninguna futura mamá.

Sería así:

7:00 am-8:15 am: cambio de pañal+teta. Muy temprano para mirar twitter aún, leo blogs de maternidad que tengo pendientes mientras doy el pecho, eso sí, quedándome bizca de tanto leer en el móvil.

8:15 am -9:00 am: biberón+adormilar

9:00 am-10:00 am: si hay suerte y no lloriquean para bracitos o por peditos o eruptitos este es el momento de desayunar rápido y tener unos minutos de silencio, normalmente cada uno delante de su ordenador  gemelolactancia

10:00 am-11:15 am cambio de pañal y beauty session infantil (colirio, limpieza de ojos y crema hidratante, que tienen la piel muy seca y legañitas perpetuas). Y luego teta, claro está, esta vez ya con twitter como compañero y muchos whatssapps de actualización familiar y no familiar. Al estar en retiro cautelar me siento mucho mejor mandando fotos y detalles sobre su día a día a todos los que ya les quieren con locura.

11:15 am-12:00 pm: biberón y paseos variados por la casa tratando de dormirles, normalmente con bastante éxito a estas horas.

12:00 am-13:00 pm: escapada rápida de turroncito amado a algún recado urgente sino hay demanda de teta extra, que, por cierto, es bastante frecuente.

13:00 pm-14:15 pm: más teta, acompañada de lectura de libros sobre lactancia, educación o crecimiento que las más de las veces ayudan o son creíbles a medias.

14:15 pm-15:00 pm: biberón y rezar canturreando para que se duerman.

15:00 pm-16:00 pm: comida, patrocinada por la buena abuela que ha llenado de tupers buenos sanos y caseros la nevera. Intentamos que sea en la mesa sino hay que consolar en brazos a algún gemelo que llora cuál alma en pena, víctima de gases, peditos con cola o directamente traquetreo intestinal que termina en cambio rápido y efectivo de pañal.

16:00 pm-17:15pm: pañales y teta. Esta vez normalmente en el sofá viendo algún capitulillo de serie o principio de peli que veremos a cachos y medias.

17:15 pm- 18:00: biberón y mimitos, a la espera de que se duerman.

18:00 pm-19:00 pm: si los bebés lo tienen a bien, intentamos siesta.

19:00 pm-20:15 pm: más teta

20:15 pm-21:00 pm: biberón y armarse de paciencia con paseítos y balanceos porque es la mundialmente famosa y reconocida “hora tonta” en la que dormirles es misión imposible.

21:00 pm-22:00 pm: normalmente teta extra mientras turroncito prepara la cena

22:00 pm-23:15 pm: dar pecho de nuevo

23:15 pm-1 am: hacer lo que sea para dormirles e intentar dormir

1:00 am-2:15 am: teta somnolienta

2:15 am-4:00 am: intentar dormir sin mucho éxito después de cantarles todo lo que se nos ocurre para que duerman

4:00 am-5:15 am: más teta

5:15 am-7:00 am: de nuevo la realidad es intentar dormir a toda costa aunque la noche es un momento excelente como cualquier otro para pedir más y más teta.

Todo esto bien regado con mucha lactancia a demanda, o sea, a todas horas, visitas de las buenas abuelas y conversaciones telefónicas con seres amados en cuanto se pudiera.

Debo decir que nos costó bastante encontrar cierto equilibrio en semejante vendaval horario pero a todo se acostumbra una, oigan. Y lo mejor es (y espero que ahora no se pongan a  berrinchear sin fin solo por haberlo dicho) que en el segundo mes las cosas mejoran.

Seguimos sin dormir jamás de los jamases más de dos horas seguidas pero al menos podemos salir un poco a la calle y encontramos cierto orden en el desorden, cierta paz en la tormenta.

Tal vez es porque nos conocemos un poco más ahora o tenemos en esto de los gemelos la mano un poco más rota. Tal vez, no quiero adelantar acontecimientos que aún estamos en lo que será la semana 6 en breve.

Al terminar el mes prometo crónica de rutina de cómo fue con detalles, muchos detalles.

Y colorín colorado aquí este relato gemelar se ha terminado.

Anuncios

11 comentarios

  1. Cómo me suena… Mejora. Te acostumbras. Duermen más. Maman mejor… Luego vienen otras cosas pero todo es posible. Aquí estamos las demás. Además, has llegado lejos con la lactancia. Yo a las dos semanas de 1h a la teta uno, 1h otro, 1h de “descanso” (o sacaleches) y vuelta a empezar en bucle, ya no tenía ni leche ni ánimos. Encima me boicoteaban. Pero eso es otra historia. Total, estaba llorando cual magdalena en el baño y mi marido hizo un golpe de estado: biberón por las noches por decreto paterno incuestionable. Y yo venga llorar por “mala madre” por no “poder con la lactancia”. Pero te digo una cosa… Qué gran diferencia hay cuando medio duermes, luego eres mejor madre porque básicamente eres persona y tienes mejor humor.

    Le gusta a 2 personas

    • de los boicots podríamos hablar largo y tendido…pues me parece muy bien el decretazo (o lechazo?;) de tu marido, dormir es importante…yo ahora les doy leche materna en biberón por la noche, es menos demandante y más llevadero…pero esa es ya la historia del segundo mes!
      gracias por leerme 🙂
      Anita

      Me gusta

  2. Ay madre! Me agoto solo de leerlo! Yo guardo peor recuerdo de la lactancia que del parto, así que no te digo más. Toda mi admiración y mi respeto para quienes sois capaces de haceros con ella. Ánimo y disfruta de tus bebés que crecen en un parpadeo.

    Rocío Gemeleando Ando
    gemeleando.blogspot.com.es

    Le gusta a 1 persona

  3. Wow, pensaba que mi planning era cansado pero veo que el vuestro es peor!!! 🙂 Lo de dar el pecho debe de ser agotador. Yo opté por lactancia artificial desde el principio (soy mala madre, lo reconozco), pero no veía claro el tema teta siendo dos y sabiendo que nacerían pequeñitas. Pero está genial que tú lo estés consiguiendo llevar tan bien, les viene genial a los peques. Mucho ánimo y a ver si van espaciando las tomas ellos mismos para dejarte más tiempo libre. Besos

    Le gusta a 1 persona

    • Uy, tan bien! lo llevo regularcillo del todo, en plan montaña rusa, un día lo soporto y al otro digo no sin mi biberón…la lactancia mixta no es ningún chollo, la verdad, y el pecho da mucho quebradero de espalda y de cabeza, al menos para mí siendo dos…
      pero bueno, todo tiene su parte buena y su parte mala y la buena es que tenemos dos saquitos de amor en casa…

      😀

      Abrazos gemélicos

      Le gusta a 1 persona

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s