35 semanas de embarazo: resumen de un 2014 en clave gemelar

El 2014 ha sido un año lo que diríamos peculiar, pero peculiar de verdad, donde me han pasado cosas que nunca nunca jamás hubiera pensado que me iban a pasar. Y todas juntas, en paquete, creando un maremoto que crece y crece y me temo va a ser difícil de controlar.

Hoy es un día especial para mí, hace un año supe que estaba embarazada (después de rotundos, tajantes y sonoros NO verbalizados desde varias cabezas médicas sobre mi incapacidad reproductiva o reproductora), los que no conozcáis tal apasionante historia, podéis ver un resumen aquí.

El mismo día me caí también y me disloqué un hombro, pero eso son peras de otro manzanal o harina de otro costal, si preferís una versión de refranero más tradicional.

Ante este día tan especial por varios motivos, no me queda otra que hacer un resumen de lo que ha sido este año ya caduco.

Antes de empezar, quería aclarar que no me he dado un golpe en la cabeza con las semanas de embarazo, efectivamente y después de otros cálculos por otro hospital resulta que estoy de una semana más y he llegado ya a donde nunca jamás pensé llegar: a la semana 35 de embarazo, lo que era simbólicamente el límite final de una posible catástrofe gestacional. Y sí, sí, lo estoy celebrando, faltaría más.

He dividido el año en categorías, me daba pereza seguir el clásico orden temporal.

Allá vamos:

    Feliz como una perdiz

  • 2014resumen2Sin ningún tipo de duda, lo mejor que he hecho este año y probablemente una de las mejores decisiones de mi vida, ha sido dejar mi maldito y directivo trabajo y mandar a la (¿estamos en horario infantil?) P*M* al jodelagranputeica del que era mi jefe. Darle mi renuncia fue renacer y empezar una vida totalmente nueva, llena de posibilidades y algún que otro temor que no voy a negar. Vivir así era morir y no de amor precisamente, y no hay día en que no me alegre de haber tomado tan racional decisión. Necesité varios meses de desprogramación, pero creo que ahora ya estoy limpia del todo y si no me quedaran dos telediarios para el parto diría que estoy lista para empezar de nuevo.
  • Otro motivo de satisfacción sin precedentes ha sido confiar en mi cuerpo. El embarazo ha sido un momento de catarsis perfecto para quitarle protagonismo a mi adusta cabezota y aprender a escuchar a mi prudente e inteligente cuerpo. Y confiar en él, en su sabiduría infinita, más allá de la tiranía dictatorial de la cabeza, cabezota, cabezón.
  • Feliz como una perdiz también por haber abierto este blog, animada por el embarazo y todos mis “descubrimientos”de cara a la maternidad. Ha sido un verdadero placer compartir con vosotr@s semana a semana mis alegrías, angustias, crecimiento de gemelos, y reflexiones más o menos acertadas, variable siempre sujeta a persona, momento y carácter, claro está.

Querer es poder

  • Apostar por un cambio radical en mi carrera ha sido también otra fuente inagotable de satisfacción. He aprovechado este tiempo físicamente tranquilo para dedicarme a estudiar en cuerpo y alma un posgrado en Marketing Digital, o sea, hacer todas estas cosas que para mí aún son tan frescas y nuevas, fascinantes. Me ha encantado dedicarle este tiempo al Social Media, al SEO, al Content Managment, a la Analítica Web y a tantas otras cosas…todas actividades que me llenan de asombro, alegría y energía. Un gusto poder seguir practicando y llevando a cabo tareas que me han hecho aprender más y más.2015resumen
  • En otro orden de cosas, no tirar la toalla escuchando a médicos y sus dictámenes funestos y buscar otras opciones y posibilidades después del aborto. Ir a una clínica de reproducción asistida y tener a un médico excelente en el que pude confiar fue como encontrar la piedra filosofal. Fue el primero en hacerme pruebas y situarme en la realidad. Tener opciones para el embarazo e intentarlas fue un gran paso. Increíblemente para nosotros, después de todo el peregrinar y tras una fertilización, bajó la virgen, como se dice, y la aparición mágica de los gemelos nos hizo abandonar el resto del tratamiento y dar gracias a todos los seres supremos habidos y por haber.

    Fresca como una lechuga

  • Estoy contentísima de haberme cuidado como es debido durante todo el embarazo, sin miedo, pero sin pausa ni prisas. Darme tiempo y calma ante esta nueva situación ha sido la mejor de las decisiones. Reconozco que no siempre ha sido fácil, pero la dieta saludable en el embarazo, y el darles descanso a los bebés, tal y como pedían desde los primeros síntomas de embarazo ha resultado más que bien. Esta gestación de triple riesgo ha quedado en una bastante normal, con molestias tan poco exóticas como lumbalgia o cansancio. Nada grave, pese a los miomas, mi edad poco apta para lo gestacional y el hecho gemelar.
  • Muy unido a lo anterior, bibliografiarme como dios manda ante la maternidad, los mellizos, el parto, el embarazo, los cuidados para los bebés, su futura educación…todo este aprendizaje nuevo y compartido con miles de mamás ha sido más que productivo. Las madres fueron madres desde el inicio de los tiempos pero para mí es la primera vez y me tenía que documentar.

    Grandes esperanzas

  • Del primero de los puntos de felicidad total, se desprende uno no tan buena noticia, que, de todos modos, me ha enseñado mucho a actuar con racionalidad y economía. Al dejar mi “buen trabajo” he tenido que minimizar mis gastos y aprender a vivir con 3 veces menos. Y sí, a veces ha sido duro prescindir de cosas que adoro como cosméticos y ropa, por no hablar de los zapatos, pero en este tránsito de prioridades casi todas estas “necesidades” han quedado atrás. Espero seguir siendo capaz de manejar con deportividad los gastos en cuanto vengan los gemelos invasores y conseguir seguir adelante con la economía familiar con cierta dignidad.
  • Otro aprendizaje fenomenal del 2014 ha sido dejar mi sobreocupación poco a poco y pasar de ser una mujer con agenda de ejecutiva y mil inquietudes superpuestas entre ellas cuál romboide afilado, a tener esta “quietud” casi zen con muy poca actividad. Ha sido una lucha dejar atrás obligaciones que no lo eran y auto-exigencias con poco de racional. Una vez más, creo que solo se ha debido al estado de gracia del embarazo y que se agudizaba a medida que se iba acercando la fecha de parto.

Y para terminar, gracias a todos por leerme, seguirme, y os animo a compartir conmigo vuestros ruegos y súplicas para este 2015 que asoma ya la nariz.

Y colorín colorado, este post tan reflexo-maternal ha terminado.

Anuncios

Un comentario

  1. Qué hermosas palabras Anita!! Tan sinceras, tan centradas, con tanta fuerza y sentido del humor… Un fiel reflejo de ti misma!!
    Un súper abrazo y un gusto haber compartido contigo estos meses 😉

    Me gusta

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s