23 semanas de embarazo: porteo para gemelos, operación imposible

Rozando los seis meses de embarazo gemelar ya empezamos a plantearnos y organizar asuntos más prácticos y de lo que será nuestro día a día con los gemelos.

Sigo pensando en cosas que habrá que decidir cuando sean un poco más mayorcitos, como guardería sí, guardería no, educación directiva no gracias, no directiva y libre sí, por favor, y un largo etcétera, pero ahora mismo, tenemos que resolver algunos dilemas previos. Dilemas para cuando los invasores vengan, como el porteo.

El porteo de gemelos parece posible, pero harto complicado por no decir pesadillesco.

Bajo una idea más que leve sobre el efecto canguro, decidimos informarnos para tomar las decisiones mejor y simular que no son ellas quienes nos toman a nosotros.

Afortunadamente muy cerca de casa hay una tienda especializada en porteo, Kangura. Sí, en ese barrio mágico lleno de mamis&papis felices y niños por todas partes, Gràcia.

La verdad es que la tienda está muy bien y son más que majas. Tan majas son que organizan talleres informativos sobre el porteo y cómo usar la cantidad de opciones que ofrece. Son totalmente gratis y duran como una hora y media máximo dos. Y son aptos para negados sin ningún tipo de experiencia previa como nosotros.

Llegamos mi consorte amado y yo al taller elegido y había en la sala un montón de mamás con sus bebés, la verdad que todos monísimos. También había premamás y prepapás como nosotros en busca del arca de la información, con unas panzas y embarazos de tiempos variables.

Como siempre mi barriga luce tan espectacular que parece que fuera a parir ya en cualquier momento aunque aún me falte un buen rato para la operación alumbrado de bebés. 24-semanas-embarazo-gemelar

Muchas de las mamás allí presentes ya eran adictas al porteo y buscaban otra opción para sus pequeñit@s crecientes, para no dejarse la espalda en el intento.

Se podían apreciar a simple vista los efectos más que positivos del piel con piel porque los bebés allí presentes la mayoría estaban durmiendo, durmitando o se quedaban dormidos al ponérselos encima. Y con esas caritas resplandecientes de monitos felices.

Nos enseñaron, primero, a ponernos el fular, bastante fácil para uno pero bastante complicado en el caso de gemelos. Los que no teníamos bebés practicamos con muñecos y ya me daba coraje el ponerme uno ni os digo dos. Cierto que es que soy un poco patosilla y temerosa de la reacción de mis varias extremidades, pero no me faltan motivos para sospechar de algunas de mis capacidades físicas. Era la típica niña que pasaba más tiempo en el suelo que en vertical, me caía todo el rato y siempre llevaba las rodillas y brazos llenos de crostas y heridas. Por supuesto eso no hacía que no me subiera a los árboles, corriera como si no hubiera mañana y jugara a todo lo que pudiera hacerme caer de nuevo. Pero comprended que la perspectiva con dos bebés enanos dependiendo de mí cambia.

Me veo poniéndomelos para salir a comprar el pan y llevarles a ver la luz del día y de puro patosa que se me caiga uno al suelo. Con el fular se pueden llevar dos cuando son muy pequeños y después puedes ponerte uno delante y otro atrás. Ni el muñeco me atreví a ponerme atrás, con esa habilidad 0 que me caracteriza.

Aunque sea un poco negada para ciertos movimientos físicos, siempre puedo llevar uno en el carro gemelar cuando pasee sola con ellos y el fular o bandolera encima por si uno se pone a llorar o alternarlos para estimularles y tranquilizarles. Y para subirlos al mini-ascensor, claro.

Lo mejor será cuando su padre y yo coincidamos en el espacio tiempo y podamos salir juntos a pasearles, entonces sí será estupendo y fácil llevarlos a los dos. Pero claro, con horarios laborales y otras obligaciones de por medio eso será el menor de los tiempos.

De todos modos, decidimos pedir para que nos regalen los que quieran hacerlo un fular y una bandolera, los dos parecen los más prácticos para los primeros tiempos. El fular muy chulo es el Boba Wrap boba-baby-wrap  y la bandolera la verdad es que parece menos cómoda para mucho rato pero poner es fácil y con buena usabilidad para poco ágiles como yo.

Afortunadamente también una amiga nos presta su mochila Babybjorn para cuando estén más grandecitos y vamos a ver si conseguimos reciclar alguno de los mil modelos más chulos que hay: el mei tai, la mochila manduca y muchos más para el efecto canguro.

Me encantaría llevar a mis dos monitos ratitas bonitas encima, para hacer cosas en casa, cocinar y pasear mostrándoles el mundo exterior pero mucho me temo que eso va a suponer cierta complicación.

De repente tengo una envidia no sé como de sana para estas madres afortunadas de uno solo que pueden ponérselo encima y llevarle tranquilito a hacer cosas, como si aún no fueran dos. Mis experiencias con bebés de amigas y porteo fueron muy interesantes y agradables, pero no me veo llevando a los dos. Si entre mi público hay más mamás de gemelos, acepto consejos y lo que sea más que encantada.

Y colorín colorado, aquí acaba este post tan porteado.

Anuncios

3 comentarios

  1. Aaaaaay, el porteo, ese gran desconocido! Yo soy mami de mellizos de 6 meses y de un niño de dos años. Al principio lo probé para poder hacer algo a o largo del día. Pero soy muy torpe y me resultó complicado, además, de durarme poco (les gustaba más los brazos de toda la vida) . Eso sí, le saqué provecho lo poco q me duró, ya que gracias al fular podía ir yo sola a casa de mi madre y a comprar el pan sin tener q andar sacando el carro. Uno en el fular, otro en brazos y otro de la mano. Sí, todo un cuadro jeje. Pero, como te digo, soy muy torpe y a los dos imposible sin ayuda externa…
    También, como dices, resulta muy útil para el paseo, x si llora uno.
    No te puedo ayudar mucho más ya q no hice mucho más salvo poner alguna lavadora y pasar la aspiradora.
    Saludos y suerte!!

    Me gusta

  2. No tengo mellizos no gemelos pero soy asesora de porteo, y justo ahora estoy preparando una asesoría para una madre que ya tiene a. Sus gemelos aquí. Vivo en en un pueblo de Madrid y mi consejo es el siguiente: Contacta con asesoras de porteo de tu zona, ellas te pueden ayudar mucho… Visto lo complicado de tu caso, mejor asesoría individual que taller. Y si puedes evitar la babybjorn mejor que mejor, no es ergonómica y te aseguro que no es buena para el bebé ni cómoda para el porteador…
    Y ánimos! Nadie nace sabiéndolo todo, pero sí con la capacidad de aprender 🙂

    Me gusta

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s