17 semanas de embarazo: Cuidados en el embarazo: Yoga y otras maravillas

Desde los primeros síntomas de embarazo empecé una nueva vida: guardé la bicicleta, dejé las clases aeróbicas en el gim, olvidé que el vino y la cerveza son mis amigos y bajé mi trepidante nivel de vida. Bueno, no sé quién bajó o dejó a quién, porque enseguida se me hizo imposible continuar como si nada estuviera pasando.

El cuerpo es sabio, queridas, y el mío merece un Nobel porque tomó todas las decisiones de forma rápida y concisa por mí.

Pero para sobrellevar el dolor de espalda, el cansancio y el bajo tono general hay que ponerse manos a la obra, con este post empiezo una sección de ejercicios para embarazadas y otros cuidados en el embarazo con mis más sinceras recomendaciones para vosotras, embarazadas de uno o de dos.

1-Yoga para Embarazadas 

Los que me conocen saben que soy una fan absoluta del yoga y sus beneficios. Hace 10 años que lo practico y mi vida ha mejorado muchísimo gracias a esta ancestral disciplina. Lejos de dejarla de lado en el embarazo, he seguido con mi profesora gurú cambiando mis clases regulares a yoga para embarazadas. En clase nos ayuda a entender los cambios que está llevando a cabo nuestro cuerpo, nuestro equilibrio y nuestra vida. Es una hora y media de felicidad absoluta donde combina ejercicios de Kegel con respiración, posición, estiramientos y alargamiento de la caja torácica en general para dar espacio, en mi caso, a los gemelos. Si vivís en Barcelona, aquí está su blog Entiendo que no todo el mundo puede vivir aquí y tener a esta joya de la naturaleza llamada Paula cerca, por eso os dejo con un video especial para el segundo trimestre. Yo misma los hago sola y tranquila en casa regularmente. Eso sí, mi gran barriga actual impide que haga algún que otro movimiento:

2-Masajes 

En mi limitada situación económica no hay mucho lujo que pueda darme pero ya que uno de las molestias en el embarazo clásicas es el dolor de espalda tenemos que dedicarle un capítulo. Durante un poco más de una semana un agudo y constante dolor se apoderó de mis lumbares. Después de remedios caseros como esterilla en pleno agosto, ungüento de tigre, estiramientos y mucha queja por mi parte, harta de no poder dormir ni caminar ni hacer nada decidí ir a darme un masaje. Afortunadamente para mí tengo una compañera estupenda en el Instituto de la Gestalt que es especialista en quiromasaje, drenaje linfático y reflexología podal. Tiene unas manos de oro que me quitaron todo dolor y me dejaron nueva. Al día siguiente, no solo había desaparecido mi dolor de espalda sino que respiraba mejor (efecto notable en alguien que sufre de asma), estaba más animada y me sentía muchísimo más ligera. Si vivís o pasáis por Barcelona, os la recomiendo lo que más www.betzabepichardo.com Al final fue no tanto dinero muy bien invertido e intentaré ir regularmente. Si no vivís en la ciudad condal, estoy segura de que podréis encontrar vosotras también a vuestras manos mágicas

3-Ejercicios para Embarazadas 

 Muy a pesar de las discordancias encontradas en la bibliografía acerca de la cantidad de ejercicio o deporte que17_semanas_embarazo debe hacer una embarazada y después de haber oído opiniones médicas de todo tipo, os daré mi más sincera opinión, basada, como siempre, en mis propios hechos reales.

En algún libro recomiendan que continúes con ejercicios cardiovasculares medianos, jogging y solo les falta citar al santo spinning pero mi experiencia dista mucho de estas recomendaciones.

En unos años, hemos pasado del “no subas la compra” “no cargues nada de peso” a “puedes seguir haciendo deporte aunque estés embarazada”. Como dije desde el principio, mi cuerpo merece un Nobel y he tenido, desde los primeros síntomas de embarazo una indisposición total al esfuerzo físico.

En mi experiencia, ir a la piscina a nadar un rato un par de veces por semana, una clase de yoga prenatal semanal y caminadas (empecé con más de una hora diaria y en este segundo trimestre están bajando a media hora, espero que sea por el calor) son mucho más que suficientes. Me cuesta subir escaleras, las calles empinadas tan típicas de mi barrio, llevar peso y hacer grandes proezas. La barriga gigante reclama mi atención y actúa a modo de dictador. Tardo el doble en llegar a todos sitios y tengo que aceptar encantada que en el bus me cedan el sitio. No son decisiones, insisto, que tome yo. Me cuesta mucho pedir ayuda o sentirme poco capaz pero este embarazo me está enseñando muchas valiosas lecciones.

Intento compensar la falta de ejercicio físico con una alimentación mucho más sana, variada y óptima para embarazadas. En otro post me centraré en la dieta embarazo.

Y colorín colorado, con estos bonitos consejos este post ha terminado.

Anuncios

Me encantan los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s